Roberto Verino: Un aprendiz apasionado

Cuando le observé desde lejos encontré lo que ya imaginaba: un hombre jovial, estiloso, Roberto platicaba con una de las entrevistadoras así que, me tocaba aguardar mi turno, mientras, me dediqué a mirar detenidamente sus movimientos, la forma de gesticular el rostro así como las expresivas miradas que propinaba para enfatizar sus declaraciones. Cuando terminó de charlar con la reportera, se levantó del futón, descubrí a un hombre alto, con clase, al momento de presentarnos, estrechó mi mano con firmeza lanzando la más amigable de las sonrisas, entonces, confirmé mi sospecha: estaba frente a un caballero.

Por Raphael Huerta.

RH: Maestro, dígame por favor, ¿Por qué México representa un punto de partida para expandir a Roberto Verino de manera comercial:

RV: Llevamos en México desde el año 2005, sin embargo es la primera vez que vamos a hacer un planteamiento de expansión de gran calibre. México tiene mucha energía y me gusta sentirla, nos entusiasma, me gusta sentir que forma parte del desarrollo de Roberto Verino. Ahora mismo tenemos una sociedad en México para distribuir la marca tanto en El Palacio de Hierro como en otros puntos de venta. Dentro de América, México es el punto clave para desarrollarnos integralmente, independientemente de que me siento como en casa.

RH: Usted se ha declarado admirador de la historia de Frida Kahlo…

RV: Me parece que ahora mismo hay un sentimiento muy feminista en todo el mundo. Admiro la capacidad de desarrollarse por encima del dolor, ella es un referente, un ejemplo de que lamentarse no sirve de nada, no vale la pena, lo que importa es superarse, transformar el sufrimiento en un arma creativa. Es importante decirle a la gente que no sirve de nada quejarse sino actuar, además de Frida, hay tantos referentes de superación en nuestra historia

RH: Voy a caer en la pregunta más cliché, pero, ¿En qué momento RV se da cuenta de que la moda es lo suyo?

RV: Ha sido una coincidencia, una casualidad, estaba estudiando arte en París, empecé a hacer figurines para una marca y el hecho de conocer a esta empresa desde adentro, ver la moda desde sus cimientos, me atrapó.

RH: Me ha dicho una persona de su equipo que usted es el primero en llegar y el último en salir…

RV: -Asiente mientras sonríe- Es que la pasión es un cimiento para cualquier oficio, ¡uno tiene que ser apasionadamente defensor de lo que hace!, para ser los mejores, para buscar la excelencia, es un sentimiento que nace tan de adentro. A veces me da la sensación de que yo no debería recibir un pago por mi trabajo, creo que ¡yo debería pagar por poder hacer lo que hago!

RH: ¿Cómo es un día normal en la vida de Roberto Verino?

RV: Generalmente me levanto muy temprano, a las 6:45 ó 7 am, tomo un desayuno ligero al lado de mi esposa, entre nuestra casa y las oficinas nos separan 70 kilómetros, hacemos el viaje juntos porque ella dirige las colecciones femeninas, pero no es fácil compaginar una relación de pareja con la profesional, pero vaya, somos un buen tándem. Intento ser muy ordenado, me gusta anotar, que si no, ¡las ideas se me olvidan!, solemos pensar que las personas que trabajamos en un ambiente creativo somos muy desordenados, por eso prefiero hacerme guiones, procuro hacerme un programa de lo que hay que hacer al día siguiente, para poder comunicarme con mi gente en la empresa. Para mí es vital picar la piedra, no creo en esas ideas que parecen perfectas desde el primer intento, vaya que no, la papelera debe de estar llena de intentos, de bocetos rotos, de correcciones, creo que las personas deben dar todo de sí, sacarle partido a sus ideas… Cada día debo dirigirme a mi equipo porque al ser el director creativo de mi empresa, a cada ámbito de la compañía debo darle mis inputs, hacemos feedbacks… Cada dos o tres semanas, me desplazo a Madrid durante una semana porque ahí también tenemos oficinas, naturalmente más relacionadas con las RRPP, eventos, alfombras rojas, estilismo, es un taller que se dedica a hacer piezas más creativas.

RH: Entonces, usted se involucra con cada uno de los elementos que conforman su equipo…

RV: Absolutamente, aunque a veces no logro comunicarme con todos como yo quisiera, intento ser capaz de gestionar, de visionar, sabes que si algo falla, una parte de la responsabilidad es mía, por no llegar a tiempo y corregir, por no estar allí, es parte de llevar una empresa como la mía.

RH: ¿Qué fue lo más complicado en el momento en que Roberto Verino estaba naciendo como empresa, y qué es lo más complicado ahora, después de tantos años?

RV: Pues, veamos, lo más difícil fue crear una infraestructura que pudiera producir moda dentro de un entorno rural, la gente no estaba preparada ni acostumbrada, no había conocimientos, les tuvimos que enseñar desde cero. Lo positivo fue que éramos una solución para su futuro, hemos tenido una respuesta magnífica así como un gran equipo. Tuvimos que picar piedra, fue laborioso. En aquel entonces me parecía que lo más difícil era construir una prenda, pero ahora lo más complejo es vender, los rendimientos económicos son un punto vital porque es una empresa con un gran número de personas esforzándose por sacar adelante su trabajo y que además, tienen que cobrar su sueldo a final del mes -risas-, ya te digo que suena a broma, pero, es importantísimo lograr que Roberto Verino sea una entidad tanto sostenible como generadora de ganancias.

RH: Roberto Verino no pertenece a ningún holding, ¿su familia se involucra en el negocio?

RV: Claro, sigue siendo familiar, tengo a dos de mis hijos involucrados, a mi esposa, una sobrina, tienen cierto grado de responsabilidad…

RH: Una muy grande creo yo, porque se trata de su propia familia siendo parte del negocio…

RV: Vaya que no es fácil, aquí lo importante es buscar el bien común, sus responsabilidades son muy grandes porque finalmente, en cierta medida, también son propietarios.

RH: Cuando usted y algunos de sus colegas como Modesto Lomba se unieron para crear la Asociación de Creadores de Moda en España, ¿Cuál fue  el motivo principal?

RV: Nosotros sabíamos que había que convencer a la administración en turno, de que los medios que nos proveían eran insuficientes, había que profesionalizar la Pasarela Cibeles. Los cinco que hicimos aquel proyecto, Del Pozo, Schlesser, Pernas, Lomba y yo, les aseguramos que había que ser consecuentes, responsables, porque había muchas personas vinculadas a la moda, éstas necesitaban una garantía de que lo que hiciéramos nosotros tendría resultados positivos, que eran tan necesarios. Éramos los renegados, pero les convencimos de que nosotros no pedíamos nada para propio beneficio sino para los demás, para el sector, y es que, la unión hace la fuerza. Sabíamos que juntos éramos más fuertes, ahora somos más de cincuenta en la mesa del colectivo.

RH: Hablamos de los años ochenta, ustedes fueron entonces, la movida de la moda en España, más que por sus colecciones, por defender al sector, a la industria?

RV: Claro, porque nos unimos para luchar por la identidad de nuestras marcas, de las colecciones, defendimos la identidad del país en cuanto a moda. Pedíamos un espacio digno para mostrar nuestro trabajo, pedimos tener un casting más variado en las pasarelas porque siendo las mismas modelos y portando el mismo maquillaje, se perdía el orden, pero especialmente se desvanecía la idea principal de cada colección, parecía que uno solo hacía todo el trabajo. Era como la misma colección con diferente firma.

RH: ¿Admira a alguno de sus colegas?

RV: Fuera de España, admiro a un Giorgio Armani porque visualizó el nuevo panorama de la indumentaria femenina para estos años. En España he admirado y sigo admirando a colegas como Sybilla, ¡una creadora indiscutible! Aunque yo quisiera que tuviera un desarrollo comercial digno de su capacidad. Fui gran amigo de Jesús del Pozo, tristemente ya falleció, yo creo que hay mucho talento en España, y todos tenemos la obligación de defender el fin común, como es la identidad de nuestro país.

RH: ¿A usted le gusta trabajar con gente joven?

RV: ¡Es que es imprescindible! La gente joven aporta frescura y esa energía que, uno va perdiendo porque los años no pasan en vano -risas-, la gente joven aporta ese sentido de aventura, son un estímulo, dan valor que se combina con la experiencia de uno. Cuando fui joven tomé riesgos, como abrir una tienda en París…

RH: ¡Usted fue el primero en abrir tienda en París tras Balenciaga!

RV: Fue una consecuencia de ser tan joven, tanto que quizás, hoy no lo hubiera hecho… -risas-.

RH: ¿Qué le falta hacer  a Roberto Verino como persona y como empresario?

RV: Yo creo que lo más importante aún no llega…

RH: Y eso, ¿Qué sería?

RV: Tener un reconocimiento como empresa ética y constructiva, que busca la sostenibilidad por encima de la rentabilidad, y como persona… ¡Hombre! Soy tan afortunado, quizás tengo mucho más de lo que me merezco pero he puesto tanta pasión a lo que hago… Pero sigo aprendiendo, me siento como un niño que pide que le expliquen el porqué de muchas cosas. Siempre quiero más.

RH: ¿Qué le diría a los creativos que van comenzando el camino? ¿Un consejo?

RV: No me gusta dar consejos porque es un tema… !delicado! Pero les digo que si de verdad creen estar haciendo lo que aman, que no tiren la toalla por más difícil que se ponga, porque lo más complicado siempre es lo más gratificante.

RH: Impresionante, Sr. Verino, un verdadero honor charlar con usted…

RV: Es un verdadero placer Raphael-me estrecha la mano para terminar con un fuerte abrazo-.

Sobre la colección OI 18-19 y algunas de las prendas:

“El centenario del fin de la Primera Guerra Mundial (11-11-1918), nos recuerda a una mujer que, tras su primera revolución social con el Sufragismo, vuelve a dar un puñetazo en la mesa para reclamar su posición en un mundo masculino.  Esta reclamación se produce también con la Segunda Guerra Mundial, por lo que tanto los años 20 como los 40, y dentro de la tendencia vintage, son la inspiración de la colección que se presenta para este invierno.

 

En los últimos meses, con movimientos como el “Me too”, o la más cercana huelga general del“8M”, la mujer vuelve a cuestionarse su papel en la sociedad y a reclamar un mundo más igualitario. Todo esto se ve reflejado en la moda, con pequeñas manifestaciones estéticas y conceptuales, y con tendencias reflejadas en el “streetwear” de la sociedad”.

 

https://www.robertoverino.com/es/mujer

https://robertoverino.com.mx/es/

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *