EGO TECH: de macro a micro, Swarovski analiza las tendencias

Sin duda color, textura y forma, lo que antes imperaba en el análisis de las tendencias, cada vez se analiza menos como ejes de consumo; ahora las macro tendencias que incluyen actitudes personales y estilos de vida, permiten evaluaciones más acertadas en cuanto a las actitudes del consumidor final. A esto los analistas expertos de Swarovksi agregan el

EGO TECH

En su reporte de tendencias para Otoño Inviernos 2019/20, los analistas expertos de Swarovski afirman: “En esta era de la cosificación y manipulación de datos, con el desarrollo de algoritmos dándole al consumidor opciones de productos preseleccionados, los consumidores exigen, no solo diferenciarse en su propuesta física sino que quieren productos que reflejen su individualidad. Impulsados por la generación selfie, hasta actividades grupales como el karaoke, van perdiendo terreno. Y no termina ahí, ha llegado la tecnología individualizada llamada Ego Tech, la cual toma decisiones de consumo reales para el consumidor individual.”  Decisiones que se basan en la información que el sistema obtiene de los gustos de cada consumidor, sin que éste ponga de su parte.

Para este desconcertante escenario,  los expertos analistas de la marca de cristales con mayor proyección en el mundo de la moda y consentida de muchos, dan estos ejemplos: “Hoy, Kentucky Fried Chicken en China escanea las caras de las personas y  basándose en aspectos como el tono de la piel, la forma de la cara y el estado emocional, algoritmos integran un menu para el individuo. De igual manera, empresas de cosmetología como Lancôme, ofrecen la posibilidad de crear una base de maquillaje totalmente customizada basada en un escaneo de la piel de la persona; de igual manera monitores de humor en tiendas de ropa pueden seleccionar los colores para la clientela.

Bienvenido al mundo de la individualización extrema—en el cual el mensaje es más que claro—ha llegado el momento de ¡Ser Uno Mismo!”

De ahí que las tendencias Swarovski para otoño del 2019 tengan como el lema general: Sé tu mismo (Be Yourself)  y se dividen en CUATRO vertientes.

CUÁDRATE (Check yourself)

Las texturas tradicionales se convierten en neo vintage.

El miedo al futuro sigue, sobre todo para los millennials que a la vez buscan esculpirse una nueva identidad y terminar con lo tradicional redimensionando el pasado en nuevo formato individualizado que retoma temas urbanos con sentido patrimonial  en diseños retro modernos.

Materiales: Pesados para lograr diseños atractivos y durables para combatir el fast fashion. Nostalgia reconfortante, el uso de materiales patromoniales, le da una refresh a nuevas siluetas y opciones de prenda sobre prenda. El sastreado se reinventada en colores de reconfortantes tonos medios– con tonos pop que ponen inusitado y refrescante toque a piezas reinventadas.

En el escenario de la moda hay un renovado aprecio por lo vintage y se enfatiza la creación de piezas de joyería únicas. Conforme la selfie crece en importancia, crece también la importancia de piezas grandes, audaces que son una mezcla ecléctica de tendencias, mismas que satisfacen el deseo de diferenciarse e individualizarse.

ENCUENTRATE (Find Yourself)

Buscar lo singular, lo slow, lo diferenciador.

En esta era de datos, surge la necesidad de reconectar y reenfocarse. Los diseños tienen raices en paisajes naturales y aspectos individualizado, y se aprecia lo desgastado y lo desechado. Una etiqueta significa cada vez menos conforme el consumidor busca productos que vayan acordes a sus valores. Con el alto costo para el medio ambiente de los bienes producidos masivamente, llega una ética de desaceleración, resultando en un enfoque hacia lo patromonial y los elementos auténticos de las marcas slow empezarán a cobrar importancia.

Materiales: Tonos cálidos y auténticos, ocres, verdes militares se casan con borgoñas profundos y el azul pato, conforme el honor a las personas y las tradicionesse vuelven fundamentales; las  piezas única que cuenta una historia personalizada cobran importnacia así como la incorporación de elementos terrosos en interiores y joyería para subrayar el deseo de sustentabilidad en el diseño.

Para la moda, se ve un cambio de la protesta hacia un libre fluir de prendas sobrepuestas conforme la vida fuera de la red  engendra un sentimiento antifashion con un revoltijo de estilos. Los accesorios se hacen prácticos y honran la vida del trabajador y la vida en la tierra (campo), con elementos trastocados para crear una mentalidad de reciclaje con la transisicón de las prendas de verano hacia el invieno; influencias folklóriocas  pespunteado a mano y elementos bordados como la nucleo central del concepto.

EXCÉDETE (Excess Yourself)

El gran tamaño se impone tanto en accesorios como en joyería y prendas.

La contínua tensión política y la preocupación constante acerca del cambio climático han creado una tendencia clave: protección oversize. La palabra danesa hygge, sensación de calidez  y bonhomía con sentimientos de bienestar y satisfacción,  se infiltra en el mundo del diseño, con crecimiento del oversize, la exageración y el cocooning.

Materiales: Una mezcla maximalista con un enfoque de menos es más en el adorno, concentración en la silueta en la moda. Colores eternos y duraduraderos en colores duraderos en referencia otoñales, ofreciendo una seguridad nostálgica en nuevas formas, un regreso al enfoque a los hombros conforme se lleva la carga  de un mundo altamente politizado. La joyería tiene un actitud de ¡mírame! con piezas grandes satisfaciendo la era de piezas hibridas y versatiles.

Inspiración: La mezclilla, en tejidos ligeros, reaparece y empieza a sustituir el reinado del Athleisure Chic,  mientras que accesorios cobran forma en versiones rebajadas de otros tiempos. Diseños vintage en todos los segmentos se convierten en piezas deseadas con la desconstrucción de formas tradicionales para darle nueva vida a siluetas tradicionales con el fin de frenar la cultura del úsese y tírese.

VÍSTETE (Dress Yourself)

El diseño como experiencia personal promueve el  individualismo.

El surgimiento de la moda como experiencia lleva al incremento de manifeastaciones dramáticas y teatrales en el vestir cotidiano. La vestimenta como drama es un highlight, con elegantes influencias orientales que logran impactantes declaraciones de estilo. Más es más  continúa en el vestir cotidiano, elementos que proyectan exagerada teatralidad–deseada por la Gen Z y los Millenials–y se juega con la fantasía y el drama según la selección del guardarropa.

Materiales: El optimismo domina el colorido con enfoque a tonos audaces, edificantes y extravagantes con explosión de brillantes azules, naranjas y amatista.

Inspiración: La extravaganza urbana hace su aparición ramilletes de perlas y cristales en productos de moda, subrayando la palabra glamore en el vestir, ya sea de día o de noche. Pasan al frente los estilos party-to-wear, y el glamour adulto sigue subiendo contrarrestando la infuencia sport de temporadas pasadas.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *