Emiliano Villalba: la moda a través de sus espejuelos.

“Considero que la verdadera virtud de la inteligencia no se basa en la medición de la misma, sino en la identificación de la diversidad. Te sorprendería todas las cosas que no sé”. EV

 

Villalba, co-editor de De Última, el suplemento de moda de El Universal, es además un hombre de gran sapiencia y uno de los editores más prometedores de la industria de la moda en México. Rapha Huerta, editor de KS News by Anna Fusoni, se entrevistó con él y encontramos sus reflexiones sorprendentemente diversas.

Rapha Huerta : Cuéntanos sobre el camino que has recorrido en tu breve pero interesante trayectoria en el mundo editorial, ¿Cómo empezó tu affair con la moda?

EMILIANO VILLALBA: Comencé a escribir desde la preparatoria.. Me dediqué a reseñar libros que en la versión digital de El Fanzine. Aunque estaba enfocado a la cultura, empecé a escribir sobre moda justo porque empecé a leer un ensayo de Margarita Rivière sobre la moda y comunicación para reseñarlo en El Fanzine. Probé suerte en el diseño de moda, pero no era lo que realmente me apasionaba y cuando leí el ensayo de Rivière pude unir las dos vertientes. Fui becario de moda en la revista Código y luego coordinador de moda en Bazaar y ahora soy coeditor en De Última. La moda siempre ha estado ahí y marca todos los días mi vida.

RH: Tu estilo es muy circunspecto y a la vez poético, eres una persona preparada. ¿Quiénes son tus referencias en el periodismo de moda y qué es lo que más disfrutas cuando escribes?

EV: Mi primer contacto fue con Margarita Rivière. Luego leí a Sarah Mower, Tim Blanks, Nichole Phelps, Suzy Menkes, supe del estilo de Grace Coddignton y me empapé de Diana Vreeland y Franca Sozzani… Sin embargo no los considero como tal referencias porque caería en un snobismo extraordinario. Soy, por mucho, una persona sencilla que le gusta leer y captar algo de todos. Anja Aranowski y Alexander Fury son mis dos grandes inspiraciones para escribir moda. Sin embargo no puedo decir que son los únicos. Susan Sontag ha influido mucho en mí: cuando escribo, me gusta pensar qué es lo que ella hubiera opinado del tema y a partir de ahí desarrollo el tema. Marie-Odile Marion y Gertrude Duby también han influido en mi vida y en mi manera de escribir. Incluso a mis colegas del periódico y del medio los tomo como inspiración para escribir. Puedo definirme como una persona que está en búsqueda de nombres, en cuanto a periodistas mexicanos, Olivia Meza, Carolina Haaz, Pedro Aguilar, Alejandro Peregrina, son algunas de las personas a quienes más admiro por su estilo y su rigor periodístico. Me encanta escribir, vivo para y por ello.

Le temo a la mediocridad. Temo que mi conciencia se acabe y que con ella mi capacidad intelectual disminuya. Ansío el conocimiento por mínimo que sea. Siempre estoy aprendiendo. Incluso en la edición de textos tengo errores. Reconozco que me falta mucho camino para ser un excelente editor”.

RH: ¿Cuál es tu visión de la moda? ¿Es inclusiva y democrática? ¿No te parece que cuando decimos que la moda es incluyente en realidad confirmamos que es lo contrario?

EV: Los discursos de la moda por sí mismos son excluyentes, así como la lengua es excluyente y el lenguaje crea conexiones lingüísticas que excluyen a otras. No obstante, para crear discursos y por lo tanto comunicación, debe haber inclusión. Se deben poner en “común” signos, significantes y significados. Es una dualidad.

La moda, por tanto, al ser parte de un discurso con su propia teorización lingüística (tal como lo propuso Allison Lurie y Roland Barthes) se crean discursos que corresponderán a un común denominador para el público. No es que de pronto la moda excluya sino más bien el discurso de la moda que estás percibiendo no encaja en tu background y por tanto no hay identificación y no hay el común entre signos provocando que no haya comunicación. En cambio, si tu background o conjunto de signos que te hacen ser tú embona con el discurso de la moda que estás percibiendo entonces sí hay comunicación.Ahora, no estoy diciendo que esto esté bien o mal. Simplemente se debe identificar que gracias a lo que has vivido, leído, consumido culturalmente algunos discursos de la moda podrán ser mayormente aceptados por ti que por otros.

RH: Pasemos a territorio nacional, ¿Te gusta todo de la moda mexicana?

EV: No puedo decir que me gusta todo porque no conozco todo de la moda mexicana… Falta calidad, pero es parte del proceso de creación de una industria. El ensayo y error nos ayuda a mejorar y a seguir adelante.

RH: Paticanos de tu proyecto Cosas que Pasan Fanzine.

EV: Cosas que pasan Fanzine nació como una manera de autopublicar mi trabajo literario y el trabajo de ilustración de mi cofundadora Mariana Lorenzo (MarMarMaremoto). Todo comenzó porque en los diarios que escribo siempre ponía pequeñas listas con el título “Cosas que pasan” (así hice algunas reseñas en Fashion Week y me divertía poniendo todo lo que observaba). Después Mariana y yo decidimos hacer un fanzine para publicar estos listados y nos dimos cuenta que la mejor opción era que publicáramos a demás personas y así generar algo padre. CQP es temática y reúne experiencias, anécdotas, cosas, minificción, poemas e ilustración del talento joven que busca publicar y generar un poco de portafolio para el futuro. Es semestral y pues lo considero un escape a mi escritura seria o, como tú la has definido, circunspecta.

RH: ¿Qué personaje de la moda es el más sobrevalorado y a quién deberíamos prestar más atención y porqué?

EV: Me la pones muy difícil porque no es algo que me detenga a pensar. Puedo decirte que Demna Gvsalia y Alessandro Michele han entrado a un terreno de sobrevalorización por la gran presión que deben cargar para crear y “redefinir” la moda. Deberíamos prestar más atención a Faye y Erica Toogood de su firma homónima, Víctor Barragán, a Eckhaus Latta, Johnson Hartig de Libertine y muchos más que no recuerdo en este momento.

RH: Hablando de diseño, fotografía, estilismo, make up y peinado en México, nombra por favor sólo a una persona por cada categoría.

EV: ¡No puedo elegir solo a uno! Uno de mis diseñadores favoritos es Héctor de la Peña, de él tengo muchas piezas. Me gusta Omar Ruíz, Octavia – me urge la colección de hombre – Gregorio Cayetano, Carla Fernández y Edrei Rodríguez – que está próximo a sacar su marca–. Creo que es importante destacar a marcas de joyería y amo mucho Gala is Love, Avec, Libélula y Malquerida. En la fotografía: Dorian Ulises, Juan Hernández, Karla Lisker y varios más. En cuanto a Estilismo: Nayeli de Alba y Tino Portillo, pero me faltan más, en modelaje: Andrea Carrazco. KS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *