Hasta que la “MODA” nos separe

Muchos aseguran que la moda ha servido para para unir pueblos y erradicar las diferencias entre una raza y otra. Dicen que la moda ha estrechado la brecha maldita entre la piel blanca y la oscura. Se dice también que es democrática porque un buen día las masas tuvieron la posibilidad de elegir y comprar sus prendas preferidas en la comodidad de un centro comercial, en donde toda la gente es igual. Pero luego leemos o escuchamos declaraciones de gente bien posicionada en la industria, que, nos confirman que la moda no nos ha unido, nos ha separado.

Por Raphael Huerta

Que se diga por ahí que la moda ha abierto los brazos para celebrar a todas las personas del mundo con todo y sus personalidades, es falso. Que en las fotografías veamos a modelos de diferentes etnias no significa que la moda sea incluyente, por ejemplo, en Tommy Hilfiger, las campañas evidencian que ‘la moda te toma en cuenta sin importar tu color de piel, pero los ceros de tu herencia familiar y el estilo de vida al que tienes acceso, sí que influye’.

“Hablar con la verdad es la herramienta más poderosa con la que contamos”. Oprah Winfrey

Cada década ha tenido una generación de diseñadores rebeldes, la diferencia es que a las generaciones pasadas les tocó la verdadera era de la evolución de la indumentaria y sus rebeliones tuvieron un verdadero impacto. Actualmente muchos creadores jóvenes se alzan contra la crueldad, contra el egoísmo, piden la unión y paz mundial. Parece que no han leído, que no se han informado y mucho menos reflexionado: la industria que hoy conocemos, la que observamos es el resultado de esa crueldad, del egoísmo, de la interminable categorización de la gente. La moda no nació sólo como resultado de revoluciones y porque un grupo de snobs decidió que era tiempo de cambiar la posición del moño en el vestido, ésta, de una u otra forma siempre ha servido para recordarle a los demás el lugar que les corresponde. Las firmas se han hecho millonarias vendiendo cosas bonitas que te dan status, colocándote –de dientes para afuera- en el lugar que tanto has querido y que no es el mismo en el que naciste. Varios de los nombres de la moda se han enriquecido por hipocresía, por tomar decisiones que al final son las ‘mejores para su negocio’ monetariamente hablando, no para la humanidad señores, mucho menos para el planeta.

¿Me van a decir ustedes que se comieron el cuento de Versace al decir que el uso de pieles es incorrecto? Really? Mejor dicho, ¿neta?

“Go!! Follow your passion, dream big”

Veo en redes sociales a personalidades involucradas con la moda hablando del poderoso feedback, de apoyarse unos a otros, de soñar en grande, alabar el talento del compañero de enfrente… 5 minutos más tarde, encuentro a la misma gente – no todos- dando puñaladas por la espalda, metiendo el pie para que el de al lado se lleve el ‘madrazo’ de su vida, engañando a quienes van emprendiendo, incluso viéndole la cara a aquellos que no son tan novatos, haciéndoles creer que la intención principal es ayudarles, todo resulta ser falso.

Si la moda unificara de verdad, se acaba el NEGOCIO. ¿Van atreverse a negar que seguimos fijándonos en lo que lleva puesto el otro y cuáles son las características físicas e intelectuales que lo hacen inferior o superior a nosotros?, ¿Negarán que han visto el ‘skin colors chart’ en muchos muros facebookeros, explicando que aquellos que empatan con la primera mitad, tendrán éxito, mientras aquellos cuyo color de piel se ubica en el segundo bloque están destinados a ser nada más y nada menos que una bola de “don nadies”? Estoy seguro de que también han visto la siguiente imagen:

Algunos dirán que se debe a que no hemos aprendido a hacer buen uso de las redes sociales. Yo pienso que más bien, tanto en la moda como en cualquier otra industria, hay gente estúpida, gente pasada de lista y gente valiosa -¿Ven? Ya estoy segmentando y señalando, lo reconozco porque dicen que hay que dar tres vueltas por nuestra propia casa antes de abrir la gran bocota-. Pero es cierto; la moda, nuestra amada moda, siempre ha tenido en sus filas a gente tanto brillante como imbécil, lamentablemente a últimas fechas, son los segundos quienes más ruido hacen. Aunque como bien decía mi abuela: El brillo de una joya barata dura poco.

¿Qué pasa con nosotros? Amamos la moda y ésta termina separándonos tanto que si un colega nos pide que le recomendemos a la persona que nos confecciona las muestras, somos capaces de fingir un infarto con tal de ‘no soltar prenda’ y mucho menos compartir a nuestra adorada couturier.

Ojalá les hablara de algo completamente falso, desafortunadamente es enteramente cierto. Me parece muy importante señalarles que, este fenómeno, que no es propiciado por la moda en sí sino por quienes la conforman, ocurre no sólo en México sino en muchos países bien colocados como semilleros de talento, los dimes y diretes probablemente no terminen nunca, siempre habrá moda que nos guste y moda que no sea de nuestro entero agrado o que incluso desdeñemos con pasión, sin embargo, me gustaría que conserven el último de mis comentarios:

Si pueden ayudar a un colega, háganlo, no importa que después no dé las gracias. Siempre es mejor ser del bando de los valiosos y no del de los imbéciles.

¡Los amo mil!

No, no es cierto. Pero les agradezco mucho por leerme. Ahora sí:

KISS KISS!!! HUG HUG!!!

P.D. No se pierdan mi próxima columna: “Karl… ¿El despiadado?” en KS89

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *