Dicen por ahí… ¡Que nos dio divitis!

Con la proximidad que nos han dado las modernísimas apps de comunicación viene también una dependencia así como una ‘obligación’ que nos ‘exige’ reponder de inmediato, de no ser así, las personas se sienten agredidas, ofendidas, indignadas y con derecho a hacer afirmaciones fuera de lugar. Lo triste es que se está perdiendo el civismo entre colegas, no se logra entender que hay horas prudentes y horas imprudentes para mandar mensajes.

Por Raphael Huerta.

Entiendo que en nuestra industria la gente permanece ocupada la mayor parte del día planeando colecciones, confeccionando, gestionando su negocio, haciendo styling, peinando, maquillando, tomando fotos, posando, etc. Sin embargo no debemos perder esa bonita tradición que se llama RESPETO. Es súper necesario aprender a respetar el tiempo de los demás porque muchas veces la imprudencia acaba malogrando aquello que pudo ser una buena alianza.

Es completamente inaudito que vayamos por la vida pensando que los demás están a nuestra disposición sólo porque “Soy Fulanita de Tal”, hay que comprender que TODOS estamos navegando en el mismo barco, pero eso no significa que podamos mandar mensajes a las 23:45 horas, que el destinatario esté obligado a atender de inmediato la información recibida -a menos que de verdad se trate de una situación que compete o afecta a ambas partes- y mucho menos se vale pretender dar inicio a una conversación fútil e intrascendente a semejante hora de la noche.

[11:45 pm: “Qué onda, se me ocurre que podemos hacer ‘esto y aquello’, tipo no sé, como que tengo esa idea, ¿qué onda que te parece?

*** La persona destino ya duerme. Palomitas en gris, sin respuesta***

12:35 am: ¡Uy! Ya les dio divitis, sale bye!!!!

***La persona destino lee los mensajes a las 6 am, y la foto de perfil del interesado ya no aparece. ¡Bloqueado!]

Para empezar el mensaje no era importante ni urgente, para colmo, te dicen que eres más diva que Mariah Carey o que Gloria Swanson en Sunset Boulevard , pero pongámonos a pensar:

¿Quién resultó ser una diva impaciente? ¿La persona que mandó el mensaje o la que ya se estaba descansando?

 

Las ‘reglas para envíos de mensaje y llamadas telefónicas’ que a continuación enuncio no son imposición mía, considero firmemente que deberían ser parte de nuestra propia sensatez, así, todos nos evitamos momentos incómodos:

1.- Mira la hora y piensa si es un momento oportuno para entablar comunicación con la otra persona.

2.- ¿Tu relación con el destinatario es muy cercana, de piquete de ombligo? NO IMPORTA, si estás en plena necesidad de informar o preguntar algo, lo que sea, ofrece una disculpa por comunicarte tan tarde.

3.- Si tu interlocutor atiende de inmediato y tiene la disposición para ‘solucionar tu asunto’ en ese momento, da amablemente las gracias por la atención, posteriormente establece tanto asertiva como claramente la situación a tratar.

4.- Si te dicen que NO es un momento oportuno, NO insistas, agradece y hazle saber que te comunicarás al día siguiente a primera hora.

5.- Siempre da los buenos días, tardes o noches.

6.- Toma en cuenta el horario de desayuno, comida y cena a los que generalmente estamos acostumbrados los mexicanos. Habrá quien sí te responda porque come con el celular a un lado de los cubiertos, habrá quien no lo haga, eso no lo convierte en una diva insoportable.

7.- Si no recibes respuesta, no significa que seas ignorado, con lo rápido que vivimos en la actualidad, muchas veces olvidamos dar seguimiento a un mensaje, a un mail o a una llamada. En situaciones así, también es necesario ofrecer o recibir una sincera disculpa.

8.- NO olvides que en tu modo de conducirte con las demás personas se basa el trato que recibirás en consecuencia.

Me despido de ustedes citando a la recién retirada dama de la moda Carolina Herrera y al juez estadounidense Clarence Thomas:

“La educación es el principal vestido para la fiesta de la vida”.

“Good manners will open doors that the best education cannot”.

KISS KISS!! HUG HUG!!

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *