Off Site: TRISTA se va de picnic a Hanging Rock

El contraste invita a la unión; temas que parecieran opuestos pueden atraerse de manera natural, tanto así como para crear una coherencia casi mágica. Una parte de la oposición se vuelve concreta -de temática obvia e implícita- y la otra simplemente de adorno, como los colores terrosos y los toques de realidad con un pequeño rayo de entendimiento que aportan sutileza a la impresión de la nueva colección de Trista que se presentó por primera vez en solo.

La noche era fría en el Museo de la Casa de Bola, pero el escenario a través del cristal era reconfortante.

Cada estación trae consigo sorpresas y una que otra predicción, aunque la antítesis de los temas elegidos por el diseñador no eran parte del plan.

 

 

Cuando todos se encontraban alrededor de un frondoso árbol blanco de hojas muy escurridas y cuatro arreglos de trigo, comenzó el desfile. Una pasarela pulida y pulcra. No solo vimos las referencias de las que nos hablaron en su introducción escrita, sino su calidad al trabajar.

TRISTA, dirigida por José Alfredo Silva presenta una colección inspirada en Picnic At Hanging Rock ¡y por supuesto! Claramente eran los volados, las texturas y el romanticismo de esta película australiana, aunque combinado con Leonor de la Vega y su “Libro de Horas” donde las ilustraciones medievales son el punto focal del manuscrito, se le suman colores, grecas con flora que resalta en gráficos y frases en latín. Pero el verdadero contraste es con Monica Cook y su arte visual del estilo más grotesco -que va de la escultura a la pintura y de la fotografía a la animación para stop motion-, y que permitió darle una sensación más voluminosa a las prendas con reconstrucción textil en formas muy orgánicas casi recordando unas vísceras muy pálidas ¡y todo sin perder el estilo de la marca! ¡Increíble!

 

 

Las siluetas sí recordaron a la primavera, con esa fluidez y movimiento que la caracteriza; los colores fueron tenues y elevaron el tono conforme avanzó la noche; de perla a marino y del mostaza al olivo. Blusas largas con espaldas descubiertas, escotes profundos en vestidos y mangas con olanes perfectamente bien acabados. Sin duda una muestra de calidad andante.

 

 

Los estampados no fueron los mejores por su falta de armonía con la salida, pero las prendas que los llevaban eran bonitas. Fuera de eso, el trabajo manual que desempeñaron es tan delicado que parecía parte de la tela. Los detalles lucían impecables: el brillo al que antes la firma no recurría -hasta ahora- resplandecieron a lo grande; tablas en vestidos inmejorables y encajes muy bien aprovechados.

 

 

No faltó variedad en esta colección, había para día y noche y cualquier evento. Un gran aplauso para José Alfredo Silva, un diseñador que conoce de técnica y acabado, así como las necesidades de sus clientas y las cumple como debe de ser para un top del diseño mexicano.

 

Trista.com.mx

@BrandTrista

ingratafortuna.com

@IngrataFortuna

http://www.monicacookart.com/

Diseñador y crítico de Moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *