Metropolitan Contrast: ¿Planchar o no planchar?

by Alberto Muñoz 1.622 views0

Las relaciones que se forman entre países son de lo más enriquecedoras, crean conexiones y precedentes que invitan a compartir cada vez más y son muestra de lo que cada cultura ofrece; pero deberíamos ser más selectivos en lo que enviamos o recibimos, pues puede ser una prueba muy amarga de lo que el lazo trae consigo.

 

METROPOLITAN Contrast fue un evento que utilizó la moda como vínculo entre México e Italia, pero si pudo ser una gran idea no fue la mejor ejecución.

23 Noviembre en la Galería Luis Adelantado –espacio abierto para exposiciones tanto de artistas internacionales como jóvenes talentos a los que se les brinda el espacio como apoyo-.

La cita fue 7:30 PM pero logramos entrar a la sala casi después de una hora. Los lugares no eran suficientes y comenzó una pequeña y educada contienda por los asientos, ya que sólo unos cuantos estaban reservados; al final muchos quedaron de pie detrás de los fotógrafos esperando que alguien se fuera. Ese es el problema de no tener lista de invitados con asientos asignados y suponer que ver todo de lejitos es más que suficiente para los invitados “no especiales”.

Laura Rossi  es la presidenta de Crea Italia Connections y principal organizadora del evento METROPOLITAN Contrast, que como dice nuestra directora Anna Fusoni: “no fue ni ‘un nuevo concepto de pasarela llegado a México’ como presumía la invitación, ni tuvo nada de magno; es desconcertante darse cuenta que todavía existe el concepto de los ‘espejitos’. La CDMX es una  megametropli con manifestaciones de moda que superan por mucho el ‘novedoso’ concepto de Metropolitan Contrasts”.

Y para muestra un botón: esa misma noche se presentó la colección de Jaime Ibiza en el ex-Convento de San Hipólito bajo la dirección de Beatriz Calles, quien hizo gala de talento con un espectáculo fuera de serie.

 

El patio de el ex-Covento de San Hipólito fue escenario para la presentación de Jaime Ibiza, espectacularmente producida por Beatriz Calles.

 

Ya en nuestros bien merecidos lugares y después de otro cuarto de hora, se apagaron las luces y comenzó un performance donde una joven hizo girar un aro de hula hula con LEDs, que hacía aparecer las palabras “México” y “Metropolitan”.  ¿WOW?

Y se dio paso a la primer colección de la noche:

 

PINEDA COVALÍN

La marca que representaría a México en este encuentro presentó gráficos de mazorcas muy bien hechos –sello de la firma- sobre simples pantalones ajustados, chaquetas con cierres en puños, vestidos arriba de la rodilla y sobrepuestos. Estas prendas complementaban looks básicos en negro, púrpura y verde. Pero aunque estaba bien cuidada la armonía de colores, el coordinador responsable ni siquiera supervisó que la ropa estuviera planchada y mucho menos presentable  para un público internacional.

 

DAPHNE MILANO

La firma italiana que tiene como diseñadora a Daniela Del Cima, presentó vestidos de noche de colores claros y muy hermosos. Elegantes y sutiles con escotes para todos los gustos, las telas iban de gasas a tafetas de seda pasando por transparencias con y sin bordado. Fue coherente y bien complementada con accesorios de temática natural.

Pero si bien eran bellos,  resultaron demasiado largos aún para las modelos, de buena estatura; las faldas estrechas no permitían dar un paso y los terminados muy desiguales, como si la colección hubiese sido empacada a toda prisa.

 

 

NÉSTOR OZUNA

Este diseñador que va y viene dentro del escenario de la moda mexicana, presentó una salida con altos y bajos muy intensos. De prendas asimétricas muy bien acabadas a transparencias con bordados de muy mal gusto en tonos dorados. Piezas con todo el pretenciosos estilo garbage que puede pasar por innovador o desastroso. En este caso vimos hasta los alfileres que sostenían y ajustaban la ropa a las modelos, ¡por lo menos lo hubiera hilvanado!

 

 

SARA MASSI

¡Así se hace! La italiana del mismo nombre es una diseñadora que hace prendas con distintos tejidos, fruto de su experimentación. Maxi piezas, monocromía, superposición, fruncidos envolventes y asimetría fue lo que le dio a la colección no sólo congruencia sino un estilo muy propio de la creativa. Los tejidos eran abiertos y permitían transparencias; el peso del material proporcionaba una caída idónea y los colores se supieron aprovechar. Excelente demostración.

 

 

MONTSERRAT MESEGUER

¡Qué buen comienzo! Una mini colección hecha por esta diseñadora mexicana que recién incursiona en solo en el fashion scene mexicano, es un ejemplo de la frescura que se necesita para crear. La talentosa hija de Lydia Lavin,  presentó una interpretación juvenil del Viejo Oeste con pieles, tiras colgantes, remaches y tachas que se complementaba muy bien con anudados y gamusa. Las prendas principales eran oversize pero los básicos sobre los que se expusieron también estaban bien acabados y todo muy bien alisado. ¡México te lo agradece, Montserrat!

 

 

MAISON GATTINONI

La firma italiana cerró con una colección que parecieron tres. Titulada “The Dream”: viene referida de una idea somnolienta que va de una dulce experiencia a un lado más oscuro. Comenzó con texturas de gran volumen de técnicas orientales –algunas logradas y otras no tanto-, transparencias y colores pastel que se fueron transformando en tejidos cerrados con bordados de referencias florales sobre satines. Las asimetrías fueron parte de la salida, así como el mal ajuste que hacían las prendas en el cuerpo de las modelos y algunas ideas poco pensadas como perlas en las piernas.

Después de todo ser suave pasó abruptamente al antagónico de la historia: piezas negras, ceñidas, reconstrucciones textiles, sutiles tonos rojizos y bordados, sombreros magníficos y tocados muy ad hoc, que si bien pudieron parecer disfraces se mantuvieron en una línea muy sofisticada.

Y una tercer parte donde las plumas fueron protagonistas. Bikers repletas de estos despojos de aves fueron un toque muy interesante y bien trabajado luciendo su contraste blanco y negro en cada movimiento. Sin duda la mejor parte de la salida.

 

 

 

Desafortunadamente ni el contingente mexicano, ni el italiano usó el indispensable artefacto llamado “plancha de ropa” o “plancha de vapor”. Por lo que las arrugas, el seating preferencial para los invitados internacionales, así como la presentación de colecciones no muy metropolitanas y poco contrastadas desangelaron lo que pudo haber sido un excelente intercambio de lenguajes de moda. Sin duda un loable primer intento de unir fuerzas,  pero hay que saber darse su lugar, queridos.

 

creaitaliaconnections.com

@PinedaCovalin – pinedacovalin.com

@DaphneMilano – daphnemilano.com

@SaraMassi_

@Montserrat.Messeguer

gattinoni.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>