MBFWMX y el lujo sereno de YAKAMPOT

by Rapha Huerta 1.336 views0

Es una mañana soleada y calurosa en la Cd. de México, estamos aguardando el inicio de la semana de la moda mexicana, ubicados al pie de la siempre esplendorosa “Victoria Alada”, sentados nuevamente sobre pacas de periódico de “El Universal”, las mismas que desde el desfile de Obando en la rotativa hace 3 temporadas, se han convertido en ‘ítem infaltable’ de Mercedes Benz Fashion Week México. El turno de apertura le corresponde al diseñador Francisco Cancino y su firma de lujo; Yakampot. ¡Y qué lujo!

Por Raphael Huerta.

Al momento de comenzar el desfile, de fondo se escucha “Cucurrucucú Paloma” en la prodigiosa voz del brasileño Caetano Veloso. Intuyo entonces que lo que nos espera como espectadores es un verdadero gozo. Esta vez, Francisco Cancino ha roto su ya conocida gama de colores para entregar un singular trabajo lleno, primero que nada, de calidad. Con riquísimos textiles tan livianos que se antoja tocarlos. Los colores danzan entre los tonos añil, celeste y Klein, blanco roto, borgoña, rojo y anaranjado, hasta llegar a un chillante verde limón.

El patronaje de las piezas es totalmente retro, algunos looks lucen como sacados de “les années folles” y son bellísimos. Definitivamente Zelda Fitzgerald o la poetisa, pintora y feminista mexicana Nahui Ollin (Carmen Mondragón Valseca) –quien, al parecer, es la inspiración para esta colección-, usarían gustosas los diseños de Yakampot. Las modelos; perfectas y lánguidas, iban calzadas con unos pumps de tacón chunky, retro también, con tiras que abrazaban el empeine así como los tobillos. Eran de terciopelo en colores uva, azul Klein, mostaza y verde botella, ¡maravillosos!

Yakampot demuestra una vez más, gracias al exquisito manejo de las telas, que el lujo no es sinónimo de extravagancia -piedras por aquí, brillos por allá-; se basa primero que nada en un buen diseño, llevado a la realidad mediante una excelente confección, estupendos acabados. El lujo de esta firma mexicana radica en que  sus prendas van “decoradas” no con aplicaciones sino con la propia tela -que dicho sea de paso, también es de una calidad férrea-. Y es así como ningún volante, ningún repulgo, ningún nada, luce fuera de lugar.

El sol, el calor y tolerar a los asistentes que reclaman la bolsita negra de nylon con el #MBFWMX  y una mini mini mini Coca Cola -dan pena, ¿tanto les gusta combinar las goodie bags con sus Chanel?-, ha valido la pena gracias a la Primavera-Verano de Yakampot.

KISS KISS!!! HUG HUG!!!

Créditos fotográficos: Cecilia Medina, Gerardo Vieyra y Brenda Alcántara.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>