El front row y demás bemoles de los fashion weeks

by Anna Fusoni 1.300 views0

Ya arrancó septiembre y los fashions weeks globales van viento en popa. Los influencers, bloggers y los/las fashion remoras pasan horas algunos, minutos otros, planeando el look que los hará sujetos  privilegiados del photo-op de los nuevos paparazzi o que, en su defecto, aprovecharán para autodifundirse a través de sus redes sociales.

El nuevo Quinto Poder: los bloggers.

Los demás, esos entusiastas de la moda vitaminados y armados de paciencia,  se preparan mentalmente para hacer cola, esperanzados de obtener un lugar desde donde apreciar las propuestas de sus diseñadores favoritos.

Sin lugar a dudas, todos quisieran front row,  ese codiciado pedacito de cielo, perdón de silla, a 50 cms. de la pasarela.
Los habitués, esos que ya llevan un tiempo en el medio de la moda,  conocen los protocolos de la primera fila: de un lado están los reservados para las celebridades y influencers, para los y las bloggers de alcurnia y para los escasos sobrevivientes de la prensa especializada en moda y los compradores, cuando hay; del otro lado están los lugares reservados para patrocinadores, invitados especiales, familia y amigos del diseñador que acuden a ser participes de  los merecidos 15 minutos de fama del diseñador.  Por lo general en los salones fashionuikeros a nivel global cabe un promedio de 650 personas por lo que el front row suele ser de 60/70 lugares de cada lado.  Dada la escasez de lugares y la enorme demanda, diseñadores y su staff  crean un seating chart, un plano del salón que específica donde se va a sentar cada invitado.

En los fashion weeks de primer nivel, el seating se toma muy en serio y la informacion se vierte en un documento que todos conocen, desde los organizadores hasta los seatkeepers. Una vez asignados los lugares autorizados por el diseñador, el seating chart se convierte en la guía para el personal capacitado que además que ser diplomático, educado, paciente y con suficiente sentido común para resolver cualquier problema que se presente.

En las pasarelas mexicas el front row es anhelado y codiciado por los front row crashers, esos  seres archi producidos que en cuanto ven una silla vacía se lanzan cual saeta sobre el espacio libre, se apoltronan, ponen cara de aquí soy y entran en el trance los tres changuitos: ni veo, ni oigo, ni hablo y desde luego no me muevo.

Confrontados por la autoridad, por lo general una agobiada RP junior con una lista de varias hojas con nombres en algún misterioso orden alfabético que le toma varios minutos descifrar para poder decir: su nombre no está en la lista, los crashers con altanera indignación declaran ser comadre de la comadre del diseñador; la mamá, tía o abuela de una de las modelos;  best friend de uno de los organizadores; RP del maquillista…todo con el fin de dilatar su remoción hasta que se apaguen las luces y pues entonces, ni quien los quite del lugar.

En lo personal, creo haberme ganado mi derecho al front row, pero la verdad who cares…no soy influencer, ni blogger, ni escotada  celebridad Televisa y me da igual donde me siento pero no estoy dispuesta a cederle mi lugar a la tribu de fashion wannabes que ahora acuden a los desfiles para sacarse selfies y llevarse el goody bag…que hagan algo de provecho por la moda y se ganen el anhelado pedacito de silla.

Mis batallas son otras.  Si los desfiles tienen un fin mediático y promocional, yo pediría un carrusel o fila india al final del desfile para tener un vista de la colección en su conjunto…

Cierre con fila india, se agradecería.

Rogaría que se regule el uso de los celulares con los que se toman fotos que a nadie le importan y que lo unico que hacen es que se vea del desfile son siluetas perdidas en un bosque de pantallas que compiten para ver quien estira más el brazo…me gustaría que el diseñador salga hacia el frente de la pasarela a dar las gracias a  todos los que se produjeron para asistir, hicieron una larga cola para entrar, aplaudieron con o sin criterio y le dieron el vo.bo. a la inspiración, conceptualización, inversión y los meses de trabajo. Lo cortés no quita lo valiente, ni disminuye su posicionamiento de fashion stars. Para muestra un botón: Karl Lagerfeld se pasea bien y bonito al final de sus espectaculares desfiles. ¿Será por eso que la Maison Chanel no pierde ingresos anuales como otras casas de lujo cuyos diseñadores aparecen unos segundos mordiéndo el rebozo?

Si Karl lo hace ¿porque los diseñadores menores no pueden hacerlo? Las invitadas se ven bien contentas.

Al final del día

En esto de las pasarelas, cabe preguntarse quien le está haciendo el favor a quien…obvio la prensa necesita del show, pero el diseñador necesita de la prensa o ¿quizá no? quizá la era del auténtico fashion show que permitía una reflexión acerca del talento y la propuesta del diseñador, ha terminado… Lo que importa es el aquí y el ahora de los celulares y su capacidad de difusión en redes sociales…lo que importa es el espectáculo y que el entourage (y sean 50 o 50,000 o cinco millones) de cada marca, de cada diseñador cumpla con su cometido de llenar el ciberespacio con el zumbido de los elogios…chatter que redundará en ¿ventas? ¿likes? ¿reenvios? antes de desaparecer en la cola infinita de FB, Twitter , Instagram o ante el impacto de la nueva novedad del momento, valga la redundancia.

Sin duda, el show seguirá como fashion entertainment en sitios originales y diferentes sustituyendo a la pasarela tradicional, con cada vez más circo, maroma y teatro (buenísimo si eres Lagerfeld y tienes los millones de Chanel) y múltiples activaciones comerciales para satisfacer la sed de gorra de los asistentes…o quizá los diseñadores opten por regresar a presentaciones más pequeñas, más exclusivas y más rentables, Tom Ford versus Tommy Hilfiger, y usen la herramienta del streaming para navegar por las redes sociales. Cuestion de enfoques…

En fin, basta de reflexiones y a estar atentos  a Milán (septiembre 20 a 26) donde también estarán los participantes de la Muestra de Moda Mexicana; París (septiembre 26 a 3 de octubre) y CDMX (octubre 1 a 7 de octubre) que en esta edición tendrá desfiles en 8 lugares diferentes, incluyendo el Acuario de Telmex, Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución, Casa Gilardi y el Centro Cultural Universitario Tlalteloco, donde era la Secretaria de Relaciones Exteriores. ¡A vitaminarse, chicos!

https://www.fashionweek.mx/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>