La P…ta de Pay’s

by Rapha Huerta 1.717 views0

“Puta sí, traidora jamás”, expresó Margaretha Geertruida Zelle como frase de despedida al momento de ser fusilada en 1917. Bailarina, cortesana y espía, la mujer mejor conocida como Mata Hari se unía al gran número de mujeres históricamente influyentes que en su momento, fueron llamadas cuatro letras; desde Salomé, pasando por Cleopatra hasta Madame Du Barry y Cocó Chanel. La infame palabra, conocida por todos y usada por la mayoría tiene su come back it” -¿acaso había desaparecido? en la “moda” mexicana de la mano de la marca Pay’s… Y vaya que las opiniones no se hicieron esperar…

Por RAPHAEL HUERTA / ksnewspuebla@gmail.com

En redes sociales circula la imagen de un chándal –suetercillo/sudadera ligera- con la palabra PUTA entramada en la espalda de la prenda, diseño de una marca mexicana que ha sabido posicionarse en el gusto de sus clientes con creaciones tanto estrafalarias como urbanas. Pay’s es una empresa que sí vende, y vende bien, aunque para muchas personas quizás esto sea un fabuloso faux pas en el ascenso imparable de Pay’s, no podemos negar que ha llamado la atención de TODOS. Aquellos que desconocían la existencia de esta mexican label, ahora la han descubierto.

Hagamos conciencia, memoria y reflexionemos: Pay’s no es la primera marca de moda que lanza un diseño irreverente y “subversivo” -si acaso lo que Pay’s ha hecho, es más bien ‘tacky’-. Recordemos el trabajo de Katherine Hamnett o Vivienne Westwood en los 60’s y 70’s, ellas sí que se atrevieron a romper los esquemas de diseño en un período mucho más complicado, en el que la censura estaba a la orden del día con puño de hierro.

Que a nadie le gusta tan tremendo calificativo o que una minoría de la población lo considera ‘humor negro’, estoy de acuerdo… Que continuamos buscando por todo medio erradicar las ‘etiquetas con trasfondo peyorativo’ y la violencia, especialmente con campañas que comenzaron hace más de medio siglo, también estoy muy de acuerdo.

Entonces, ¿cuál podría ser el efecto negativo de esta prenda si es que lo tiene? Pues fácil; la sociedad mexicana no está preparada para toparse con un jersey femenino con semejante statement. Me refiero a una sociedad en general, mucho más allá del circuito fashion –en el que naturalmente habrá alguna o algunas valientes que la lleven con todo el garbo del mundo en pos de hacer voltear las miradas y ‘figurar’, eso que ni qué-. Pero, ¿y la gente que no tiene relación alguna con la moda y que tampoco está inmersa en esta onda de movimientos sociales que luchan por eliminar los ‘estigmas’ y el status quo? ¿Cuál será su reacción? Lo más seguro es que lo interpreten de una forma inadecuada principalmente porque su mentalidad es un cuadro en el que PUTA no se refiere a otra cosa sino a una mujer de cascos ligeros. Además, tomemos en cuenta que en este país quienes más utilizan este adjetivo para atacar a las mujeres, ¡son las propias mujeres!

El valor y significado que personalmente le otorgo a la arcaica palabra, en sus versiones femenina y masculina, es ‘cobardía’. Para mí un puto o una puta, perdonen la expresión, es una persona de esas que acostumbran ir por la vida haciendo daño al prójimo pero que ante los demás se venden como la versión mundana de un santo o una virgen.

Por eso me parece preocupante que la estrategia para derrocar etiquetas, sea utilizándolas, no omitamos la forma de pensar de un ciudadano mexicano promedio: PUTA, más que una propuesta revolucionaria, les representa una declaración que genera morbo, burla y rechazo. Quien lo comprenda como una invitación al respeto y empatía, corresponde a una minoría. Si la intención es generar una reacción, vaya que se ha logrado el cometido, sentimientos y opiniones encontradas por doquier que finalmente dejan de lado a la propia prenda que, si me permiten decirlo, no es ‘fea’ ni tosca, se trata de una combinación de aires retro, muy Varsity Jacket, la palabra en cuestión ha sido entramada en color azul; que psicológicamente causa confianza y refleja a una persona profesional y preparada. ¡¡Imagínense si la hubieran puesto de color rojo!!

El punto final no lo dará la opinión de las personas à la mode sino los números y las ganancias, en gustos se rompen géneros –valga la expresión- y por mucho que se diga, en una de esas, hasta nos encontramos con la sorpresa del año; que las masas reciban positivamente esta propuesta haciendo el negocio de Pay’s más exitoso de lo que ya es -al pópulo les gusta la música de “Maluma”, come on!!-. Aunque aceptémoslo, de cierta forma daríamos todos ‘luz verde’ para que las mujeres que la usen, sean víctimas de violencia verbal y hasta física…

Me he dado a la tarea de preguntar a dos personas su sentir acerca del “diseño en cuestión”; la primera es una chica que practica la prostitución, la segunda, una joven que trabaja como asistente ejecutiva para una empresa poblana. Acercándome con mucho respeto y velando que el ‘tacto’ de mis palabras sea idóneo, he dicho a ambas: ¿Querida, usarías esta prenda? -le cuestiono a cada una mientras señalo la imagen del suéter en mi móvil-

Sus respuestas fueron similares, quedando conjugadas de esta manera:

“Ay gordo… –¡hablando de etiquetas!- como decía ‘Juanga’ lo que se ve no se juzga, si de por sí me conocen la profesión, qué más da que la lean sobre mi cuerpo? Si uno sabe de qué pie cojea y no tiene empacho en reconocerlo, pues… equis, no?”

*Dieron justo en el punto que yo mencioné antes.

A reflexionar queridos…

KISS KISS!!! HUG HUG!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>