LA PENUMBRA DE EDGAR TESCUM

Después de radicar en Buenos Aires, Argentina., trabajando como fotógrafo de moda, Édgar Tescum vuelve a su país para continuar con esta profesión que le apasiona y ocupa las 24 horas de su día. Su estilo tiende hacia un oscurantismo romántico en el que juega con la luz y la ausencia de ésta, haciendo que sus modelos resalten como el objetivo principal de su lente.

 

Por RAPHAEL HUERTA / ksnewspuebla@gmail.com

 El primer acercamiento de Tescum con la fotografía fue por medio de su teléfono móvil, varios años atrás, en su natal Villahermosa, Tabasco. Estudió marketing en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla –UPAEP-, en ese momento no imaginaba que estaba por descubrir su verdadera vocación.

 El destino quiso que una edición del VOGUE español llegara a sus manos, “En el cover estaba Adriana Lima, nunca me había interesado fotografiar moda hasta que me topé con esta imagen, todo es culpa de Vincent Peters y La Lima”. Se trata de una toma en la que la top sudamericana posa con todo el poderío de su sex appeal brasileiro, Peters le ‘dispara’ mientras ella posa, provocativa y sexual, aludiendo a una Sophia Loren en sus mejores años de ‘fiera italiana’.

Tras laborar para empresas como Apple en la CDMX, decidió despojarse de todo excepto su cámara y volar hasta la tierra de Eva Perón. Buenos Aires, era en ese momento su mejor carta y estaba dispuesto a jugarse el todo por el todo. Comenzó su trayectoria trabajando como freelance para pequeñas empresas hasta hacerse de un buen nombre. Ante su lente han posado modelos profesionales, bailarinas de ballet clásico y danza contemporánea, pero también ha retratado a artistas plásticas y mujeres ‘reales’ con esa sensualidad que tanto le provoca.

 Su mayor fuente de inspiración, estéticamente hablando, es Goya, particularmente el magistral ‘revoco’ “Saturno devorando a su hijo”, ya que logra provocar toda clase de sentimientos para su imaginario como fotógrafo. Edgar quiere evolucionar de manera que logre captar sensaciones e incluso, aromas, de manera que se forme un vínculo entre espectador e imagen.

 Tescum confiesa sufrir de ‘pánico escénico’, por lo cual ha debido desarrollar una personalidad extrovertidad, además, practica la docencia, experiencia que le permite interactuar con las personas de manera abierta y sin tapujos. Para continuar su desarrollo como fashion photographer planea mudarse a Europa, para trabajar y estudiar una maestría, aunque declara con categoría que en su radar no están las capitales como Milán, París o Londres, en su lugar prefiere explorar la industria de la moda en ciudades como Praga o alguna capital de Europa del Este.

 “Abrir los ojos y expandir los horizontes para encontrar la inspiración”. Edgar Tescum

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *