MBFWMX: CON AMOR PARA EDUVIGES

by Rapha Huerta 97 views0

Iván se nota nervioso, carga una cruz de dolor y angustia que no le permite respirar sin sentir que el pecho le va explotar, camina entre la gente con la mirada perdida, tratando de encontrar a su familia. Ellos se han sentado justo enfrente de mí, también están nerviosos, hoy serán testigos de un homenaje lleno de amor. Con él comienza la jornada final de Mercedes-Benz Fashion Week México.

POR RAPHAEL HUERTA.

El Foro Masaryk se ha llenado de personas, el graderío y el lounge que flanquean la pasarela se adornan con flores blancas; las favoritas de Eduviges. ¿Quién es Eduviges? Es la mujer que cada día le cantaba a su nieto aquella famosa canción de Pedro Infante: “(… ) Te vi sin que me vieras, te hablé sin que me oyeras y toda mi amargura se ahogó dentro de mí”. Eduviges, abuela de Iván Ávalos, nació el 10 de agosto de 1935, hoy el cansancio de su cuerpo le impide continuar el camino de la forma que ella quisiera. Toda su vida fue una mujer fuerte, alegre, dedicada, trabajadora y principalmente llena de amor para su gente. Su experiencia de vida la convierte en un ejemplo para los suyos; hijos y nietos. Jamás se cansó de sonreírles, mucho menos dejó de apoyarles. Eduviges estaba enamorada de la vida, enamorada del amor y completamente apasionada por su familia y por el cine mexicano. Atesoró los más bellos recuerdos, tanto físicos como inmateriales…

Recopiló tantas memorias que un día, al ser una mujer mayor, despertó para descubrir que las había perdido. Su mente se ha desvanecido como polvo al viento, actualmente cuenta 81 años de vida, pero a partir de esta noche, Eduviges será joven por siempre porque su nombre ha quedado grabado en nuestros corazones y nosotros, no la vamos a olvidar…

Las modelos tienen como misión dar una refrescante interpretación de Columba Domínguez, Elsa Aguirre, Blanca Estela Pavón, Meche Barba, Carmen Montejo, Silvia Pinal, Libertad Lamarque, Katy Jurado, Emilia Guiu e Irasema Dilián ya que Iván ha tomado los elementos más representativos de Jean Patou, Claire McCardell, Adrián, Charles James, Schiaparelli y Head a fin de generar una colección que se funde entre la ingenuidad de una niña y  la exuberancia de una mujer fatal.

 Lunares, cuadros Vichy, tartán, Black & White stripes, sartas de perlas, tul, terciopelo, fake leather, lana y crinolinas son parte del trabajo de Iván Ávalos. Las cabezas de las modelos se adornan con bonetes y plumas, así como sombreritos pillbox y bunny headbands con lazos rígidos, meanwhile, los pies caminan sobre dolorosísimos stilettos -la belleza duele pero qué bien luce- puntales con cuerpo de mesh, en cambio las punteras y taloneras son de piel. Todo respeta las tonalidades blanco/negro del cine de oro mexicano.

El desfile termina con un carrousel que resulta de lo más emotivo, especialmente viendo a Iván tratando de contener el llanto al abrazar a su familia. El primer diseñador mexicano que logró moverme los sentimientos fue Alfredo Martínez gracias a su colección para el OI de 2016; inspirada en la tía y prima incómodas de Jackie Kennedy.

Hoy he percibido y comprendido TODO lo que Eduviges representa en la vida de Iván; desde la fortaleza hasta la fragilidad, y por supuesto su amor.

Momentos después, Ávalos se acerca a mí, lo encuentro nervioso y con los sentimientos a flor de piel, me expresa: “Tu opinión es una de las que más me importa, me da nervio pensar qué vas a escribir…”. Le sonrío y enuncio con toda categoría: “¡Esas crinolinas Iván!”. Agradezco la confianza, él sabe que aplaudo su trabajo pero eso no me impide ser honesto y aprovechando que tiene toda la disposición para seguir aprendiendo y creciendo, les contaré a detalle cuáles fueron los errores:

Las rayas y los cuadros ‘de mantel’ como vulgarmente se les ha bautizado, lucen simpáticos, así mismo las manos y ojos cuajados en pedrería que adornan los abrigos y un par de vestidos, sin duda una clara referencia al surrealismo de Schiaparelli/Dalí, aunque el efecto final es más bien ‘Picassiano’. Nos urge una mejoría en la técnica de bordado que utiliza, la selección de telas en esta ocasión no me convence del todo, especialmente los terciopelos: al tender los moldes se debe vigilar que todas las piezas vayan en la misma dirección para evitar que el brillo de la prenda, una vez terminada, sea heterogéneo. Aún tenemos tropiezos en el montado del forro, la tela principal no debe verse ‘bolsuda’ ni plisada –el interior quedó más pequeño que el exterior-, sería mejor que el ‘lining’ caiga libre por dentro y abrir muy bien las costuras, en lugar de encajonar con el dobladillo de la tela externa.

No puedo omitir que su trabajo con ‘simil cuero’ es bastante bueno, las cremalleras están bien cosidas y los ‘dots’ cuajados de perlas se ven bien logrados –no es lo mismo bordar círculos con perlas que figuras más estilizadas-, además ni una de éstas salió volando, ni una sola. Los acabados y la forma de las sisas han mejorado considerablemente. Cada detalle que señalo es un reto para Iván, nada que no pueda lograr, el señor es autodidacta y desfila en Mercedes -¡C’est magnifique!-, como bien dije, ni un paso atrás, mejor más pasitos pequeños y equilibrados hacia adelante.

Lo que para mí es un rotundo NO son las crinolinas. Se me fue la vida por un momento cuando vi los aros debajo de las faldas, muy al estilo de telenovela de Carla Estrada. No Iván, darling, no. Sé que hacer una buena crinolina independiente del vestido representa mucho más trabajo e inversión, así como confeccionar una falda con el volumen integrado, pero habría sido el toque perfecto para tus vestidos con silueta de Molyneux.

Los favoritos de la colección: el abrigo Balenciaga de escote amplio y cuerpo de plumas, el Schiaparelli de lana gris pardo con ojos y manos de pedrería, las faldas de tul con cenefas degradé y el vestido lápiz de sisas rectas y profundas, adornadas con tul plisado -siempre y cuando el cuerpo del vestido hubiera sido de raso de seda u otra tela sólida semi brillante.

Esta colección representa un paso más en su prometedora carrera, y me da gusto saber que el reconocimiento no lo hace perder el piso, así mismo me ha encantado descubrir -tengo detectives por todas partes- que Eduviges, nuestra tierna musa, vive feliz y contenta, atesorando nuevos recuerdos, como si fuera una niña que apenas comienza su vida.

“”Con amor para Eduviges””

Raphael

Ni crean que esto ya terminó, nos leemos en la próxima con los reviews de Galo Bertin, Colectivo Diseño Mexicano, Hue Lingerie y Alexia Ulibarri.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>