Pstt MBFWMX ¿Donde esta la sala de prensa?

by Anna Fusoni 93 views0

¿Sala de Prensa? Si, para los no enterados la sala de prensa de un evento, es como un oasis donde los periodistas pueden dejar sus “”cosas””, conectarse a internet, subir una nota a su medio, tomar un café e intercambiar noticias, chismes y demás con sus colegas.

En semanas de la moda, ferias, exposiciones y eventos donde la prensa SI cuenta, la sala de prensa es un lugar especial. En el Fashion Week Madrid, los periodistas tienen a su disposición, además de una salita con café y boletos para comida, computadoras para realizar sus notas, el famoso Kissing Room, un super espacio de encuentro para entrevistas con los diseñadores.

Kissing Room en la Fashion Week de Madrid.

Lo mismo sucede ColombiaTex y ColombiaModa, que organiza Inexmoda que además en la sala de prensa tiene un espacio para entrevistas con los diseñadores y siempre hay una excepcional agenda de atención a la prensa. En Medellín saben que la prensa es importante, son cuidadosos y excelentes anfitriones.

Intermoda, SAPICA y ANPIC tambien tienen sus espacios para la prensa con sala de descanso, café, internet y boletos para comida.

Sala de prensa en Colombiamoda.

Ayer en el tercer y eterno día de la semana d e la moda oficial de la CDMX, los de la prensa cumplimos con una jornada de 9 desfiles, empezando a las 11 de la mañana con la colección de Yakampot y terminando cerca de las 11 de la noche con el dorado tributo de Benito Santos a Elvis Presley. ¿Y donde quedó la sala de prensa? ¿Sala de que…?Por lo visto los organizadores consideran que la prensa a la que le dieron acreditación, debe estar 12 horas en el Ex-Covento de San Hipólito, entrando y saliendo después de cada desfile, sin ni siquiera un lugar donde sentarse para tomarse un respiro. Claro estaba la alternativa de salir huyendo hacia la calle para escapar al calor del patio encarpado y ventilarse el cerebro. ¿Café? Pues en el OXXO, ¿Internet? ¿Que es eso?Para tener una interacción con otro periodista, tuvimos que buscar un arco donde recargarnos y platicar 10 minutos antes de que vieniera un grupo de quesque bloggers o influencers wannabes a quitarnos para tomarse LA foto y mandarla al pueblo.

Ah…pero eso si, el área VIP muy resevada para invitados especiales que miran desde sus cómodos asientos, champagne en mano, y canapé en boca,  a los tristes mortales que están del otro lado de la cuerda. “”Vamos a ver si nos dan una pulsera para poder entrar”” sugiere un iluso trabajador de la información. Really?! Ni en drogas le voy a pedir a nadie la pulsera del privilegio. En lo personal, no necesito ni champagne, ni canapés…¡quiero una sala de prensa!  Creo que me merezco ese espacio, para poder aguantar la agridulce experiencia de 9 desfiles. Reconozco que “”muy gentilmente”” se me indicó que yo no me tenía que salir del área de pasarela entre un desfile y otro. ¿Como? Quedarme ahi sola como hongo castigado, mientras que los demás del “”motley crew”” se saboreaban un Andatti…ashhhhhh, como que no era plan.

Se me vino a la memoria aquella noche de Oscar de la Renta, cuando los invitados se sentaron en mesas muy chic en el patio de algún convento colonial del Centro, y a los reporteros y fotógrafos los dejaron parados en un balcón esperando el desfile y viendo como se cenaba en el patio. Disgusting! La prensa de  moda en Europa o de Nueva York, los hubiera crucificado…

Al final de cada edición, me digo a mi misma: “”¡Misma, ya es la última vez!”” Pero ahí estamos todos cada seis meses, angustiados esperando ser acreditados para poder hacer cola, entrar a empujones, esperar y ver un desfile de 12 minutos. Por lo visto el masoquismo está en ADN de la prensa de moda en México y como ahora cualquier pseudo experto en moda se convierte en fashion press siempre habrá bola para llenar los deseados lugares, front row, back row, whatever row…para aplaudir como focas, lo inaplaudible y poder levantar el teléfono para decir: Aqui estoy.

ACTUALIZACIÓN

Ayer Edgar Crespo, aka Cory, me informó que eso de andar pidiendo “”sala de prensa”” demuestra que estoy DESACTUALIZADA, que las salas de prensa ya no existen, que la sala de prensa “”es tu  teléfono””. Obvio, que viniendo el comentario de tan encumbrado personaje, tomé nota y me di a la tarea  de tratar de meterme a mi celular para sentarme un rato entre desfile sauna y desfile sauna en el apretujado estacionamiento del Hotel María Isabel…pero pues como que la pantalla no me dejó y no pude meter ni mi dedo meñique  a mi celular-sala de prensa. Luego… cuando traté de que mi celular me diera un café,  mi iPhone se enojó y me dijo que era un medio de comunicación y no una cafetera…y que si tanto me urgía un café que me fuera ¡al OXXO!

 

Y con ese resultado…pues ahí les encargo la info de lo que sigue en MBFWM, abnegadas huestes del trapo, porque si saben contar, no cuenten conmigo…uUuUuUuUuUu, de seguro el team Colours se va a poner de luto…voy a mandar dorar mi gafete para tener el recuerdo-sauna bien presente, no me vaya yo a querer acreditar dentro de seis meses.

Además, mientras existan las focas fashionstas dispuestas a soportar cualquier mal trato, incluyendo arruinar sus fashion heels en el desigual piso de concreto de un estacionamiento, habrá carnita de cañón para llenar las locaciones “”alternativas”” de los desfiles, postearán en Instagram, harán streaming y coadyuvarán al éxito mediático del Fashion Circus informando a sus más de 25,000 followers que exige la acreditación “”lo que sucede en la moda mexicana””…y yo, desde la comodidad de mi sillón rojo con café en mano, observaré los desfiles y escucharé los comentarios, sin sudar la gota gorda, sin que nadie me empuje, me exija de mal modo mi boleto como si fuera yo una gatecrasher cualquiera y sobre todo, sabiendo que por muy desactualizada que esté, un celular no sustituye la comodidad de estar en House of Anna.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>