MBFWMX. DIA 3: DE LA PASARELA AL CONCIERTO.

Miércoles 12. CDMX. 11:30 hrs. Nuevamente nos hemos congregado en el María Isabel. La mayoría nos encontramos trasnochados por la maratónica jornada de ayer. Mientras platico con una reconocida fotógrafa los comentarios entre la gente no dejan de fluir. “¿Era necesario citarnos tan temprano? ¿Para qué vine? Los tres que siguen nos dan puro atole con el dedo”. La gente se refiere como es de suponer a Pineda Covalín, Ágatha de la Prada y Macario. Tienen razón hasta cierto punto, pero también es cierto que there’s a Price to pay. ¿Queremos estar aquí no? So, tomemos asiento, seamos pacientes y a ver qué pasa…

Well, Thank God! Pineda Covalín da un gran paso en su carrera, han debido pasar 20 años para que se animaran a confeccionar vestidos sin recurrir a las mascadas añadidas, cosa que todos agradecemos, believe me! En cuantro al patrón del estampado, mi conclusión es que luce como si las grecas de Missoni y los garigoleos Pucci hubieran intimado, de esta manera el print de Pineda Covalín es el bebé de ambas casas. Los cortes son limpios y las siluetas sencillas, el patronaje básico y la confección, eso sí, muy buena. ¿Piezas favoritas? Los ‘pajamas’ masculinos tan gustados actualmente. Honestamente, es de dominio público la poca necesidad que ostenta la dupla PC para desfilar, gusten o no sus diseños, tienen un fructífero negocio, ya muchos quisieran la cantidad de stores que ellos lograron colocar en los mejores hoteles y resorts, así como en duty frees y sin embargo, aquí están. Aplaudan.

Por otro lado se ha de notar el espíritu alegre de la diseñadora más royal de la actualidad, Ágatha Ruíz de la Prada además de ser una creadora que diseña ‘ropa feliz’ es la Marquesa de Castelldosríus. Más allá de ovacionar sus pasarelas tan dulces al punto de un coma diabético, se le reconoce   la visión para los fashion business. Si despojáramos cada prenda vista en el desfile de todo artificio, corazoncito, nubecitas y demás, tendríamos ante nuestra mirada prendas versátiles y súper cómodas. Bien dicen que para excentricidades, las españolas se pintan solas.

Macario Jiménez nos ha dejado a medias con una colección por demás lazy –sí, sabemos el esfuerzo, trabajo y dinero que exige una colección, pero no había nada realmente grandioso-. Sus emblemáticas telas cambiaron de color, baby blue, lavanda, y rosado. Hay calidad pero no existe novedad en cuanto a pasarela se refiere –amé dos vestidos estilo Grecia Clásica, uno de tipo peplos y otro que bien pudo llevar un par de fíbulas en el hombro-. Si nos ponemos en su lugar, sabe perfecto qué clase de vestidos le piden sus clientas y eso es precisamente lo que crea. Entonces, el señor conoce su negocio.

Nuevamente hay que aguardar horas para apreciar las propuestas de Galo Bertín –Starbucks se atiborra de gente en cada break-. Esta vez un fallo terrible en los archivos de Galo, una vez que te has ganado el respeto no sólo como diseñador sino como business man no te puedes dar el lujo de mandar a la pasarela modelos en trousers con dobladillos mal hechos. Para SS17 Bertín refresca su gama de colores, siendo el mandarina uno de los favoritos entre el público. Ansiamos ver sacos desestructurados y mucho más arriesgados, sí se puede, el comprador cautivo de GB es un hombre joven, what are we waiting for?

Y llega el turno de la risueña Vanessa Guckel, quien la temporada pasada demostró la destreza de su mente al defender a su marca CIHUAH inteligentemente ante el escándalo del logo de la Bauhaus. Siendo una creadora con una marca conocida por la limpieza de sus cortes y costuras, esta vez ha tenido varioas desatinos. El patronaje malogrado de sus pantalones con extraños cortes en las piernas, fit problemático, los vivos de sus bolsillos mal terminados –créanme, es una odisea enfocar la mirada en los detalles de las prendas mientras las modelos van caminando al ritmo de la música, si acabo bizco, habrá valido la pena-. Personalmente preferiría que la materia protagónica de esta colección fuera el neopreno, a la gente le gustó mucho por los volúmenes y caídas que éste propicia. ¿Sandalias Puma con peluchito? No es mi hit pero si la alianza entre ambas marcas ha funcionado para bien, adelante. Reprochable la música ‘molotovezca’ de aires rebeldes y notas políticas, ¡Si llevas Puma en los pies no puedes poner rolas de rebelión! Además, ¿que onda con el vestido halter hecho con tela artesanal al estilo Carmen Rión?

Mancandy ha sido, según los comentarios generales, el descubrimiento de la noche… ¡Como cantante! –si sienten que viene un enorme ‘pero’ a continuación, tienen toda la razón-… PERO nadie habló de las prendas, so, nada que comentar salvo lo relacionado con el debut musical del diseñador.

Lo que sí debo compartir es que de 40 personas a quienes les pregunté su opinión respecto del Sheraton María Isabel como venue del Mercedes, 35 dijeron que estaban cómodos, frescos, relajados, los 5 restantes era un grupo de gente agria que no es feliz con nada ni por nada. Al terminar la noche he sido testigo de que las chicas del staff realmente se encuentran a punto del colapso -moribundas, de hecho- para que todos nosotros, los afortunados que tenemos front row, y público en general pasemos un momento agradable y destrocemos a gusto lo que vemos, por conocimiento o simple capricho. Hemos aplaudido el trabajo de Beatriz, Cory, Mondragón, Borbolla y García, pero hoy toca el aplauso para el staff. “¡Es su trabajo!” Gritarán muchos dando un brinco de gato encrispado, claro que es su trabajo, y lo han hecho muy bien. So, felicidades.

El jueves, la rotativa del Universal nos recibirá como parte de su celebración por 100 años de historia. Juan Carlos Obando ofrecerá un cóctel con mimosas incluídas. ¿Quiénes llegarán? ¿Dónde nos vamos a sentar? Afilen las uñas queridos…

Besos.

Raphael.

“La moda necesita un tirano, y ése tirano, soy yo”. Paul Poiret.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *