Red Carpet del GIFF: Entre vestidos te veas.

“Qué mal que la Sra. Fusoni sólo se fije en las apariencias (…)”. Enunció categóricamente un personaje involucrado en la organización de uno de los festivales cinematográficos más importantes de México y Latinoamérica: el GIFF; Guanajuato International Film Festival. De entrada, logramos lo que queríamos con nuestro post y, ‘mea culpa’, quien mandó la fotografía de Sarah Hoch, fui yo.

POR RAPHAEL HUERTA.

WhatsApp-Image-2016-08-01-at-9.53.59-AM-1024x768

Rotundo ¡SÍ! al vestido de Eddie Corps.

Como saben, este festival lleva en su haber casi veinte veranos. Es organizado y producido por Sarah Hoch, originaria de Kansas, en el 2013 Hoch expresó a la revista Quién que al llegar a México, sintió que este país era su casa y su corazón pertenecía a él, era su propia patria.projectGlamour

Pues bien, la más reciente edición del GIFF se llevó a cabo en días pasados entre las maravillosas San Miguel de Allende y Guanajuato Capital, las ciudades perfectas para cobijar un evento de tal magnitud, este año el país invitado fue Japón y por supuesto, no podía faltar el spotlight por excelencia: la red carpet.

Behold Troya on fire! ¡Inmolación perfecta! Me resulta fascinante el merequetengue que se ha armado cuando Anna Fusoni públicamente se retracta y pide disculpas por decir que que las alfombras rojas del  GIFF y otros festivales de cine son lo mejor que tenemos en el país en cuanto a moda se refiere. Semejantes palabras no habrían causado el mismo efecto si cualquier mortal lo hubiera dicho. Ha sido la británica más mexicana quien alborotó las aguas –tan tranquilos que estábamos-.

Resulta que el Festival Internacional de Cine de Guanajuato busca también dar exposición a jóvenes diseñadores de moda que comienzan el duro camino de vender. ¡Vamos! Todos sabemos que salir en una revista de sociales con tus musas no paga el equipo de oficialas, las telas, ni la comida. Es una maravillosa idea, nos ponemos de pie y la aplaudimos; es lo que necesita la nueva generacion de diseñadores. A través de Project Glamour e Hilario México se conjuntó un grupo de diseñadores de moda con la idea de ver renacer el glamour de antaño, cuando Marylin Monroe, La Garbo, o Audrey Hepburn hacían explotar los flashes -¿entonces, qué pasó?-. Hubo aciertos espectaculares y fallas que quiseramos perdonar pero no podemos.

2

Esto es, señores, un look de alfombra roja. Calidad textil y diseño couture para adornar a una mujer con clase.

Como sucede en todas las alfrombras rojas high-end de los grandes premios norteamericanos y europeos–cabe señalar que en estas también suceden auténticos desaguisados–hubo estilistas a cargo, por lo que no se entiende qué sucedió con el styling de la figura más importante del festival con un atuendo, peinado, maquillaje y calzado que eran sencillamente inadecuados para ella: un malogrado hairdo a lo Veronica Lake, un diseño de mangas/capa/pechera que arrastraba más de la cuenta y los zapatos, bueno, para éstos, no tengo palabras. Alguien debió cuidar a la señora Hoch, ¡Tiene buena pinta, por Dios, y además es la figura más relevante del evento! ¿A nadie se le ocurrió favorecerla con un tuxedo femenino y stilettos? Siendo quien es y logrando lo que logra a través del GIFF, el cuidado de su imagen debe estar en el top of mind de todos. Desangelaron la imagen de la persona de más alto rango del Festival y de paso al diseñador que, inocente y emocionado, mandó su colección. Es una pena, pero habrá un buen de focas aplaudidoras que, como siempre, dirán que todo se vió estupendo.

untitled

La actriz Ximena Ayala, Très Chic.

Hay otra situación respecto a las creaciones que llevaron algunas personalidades del medio y por ello demando a los propios diseñadores: Asegúrense de que sus vestidos no van a “reaparecer” 15 días después en un certamen de belleza.  ¿Acaso los rentan? ¡Que firmen un contrato para evitar situaciones que operan en contra de la imagen del diseñador!

Una red carpet es el medio perfecto para observar lo que se debe hacer y lo que no. Lástima que las actrices que de verdad lucieron espectaculares en las propuestas de algunos diseñadores, no quedaron plasmadas en foto. También es lamentable que teniendo entre manos un buen diseño para una actriz de silueta esbelta y busto prudente, el fit haya resultado contraproducente. Atención: El equilibrio lo es todo en la estética fashion ¿por qué aplicar pedrería gigantesca de corte baguette y estropear un escote para hacer que el vestido se vea –disculpen la expresión- barato?.

Nota para los caballeros asistentes, entre actores, directores y colados: Para verse como Diego Luna, ¡tienen que ser Diego Luna! Báñense y ejecuten un buen grooming.

Eso sí, mis respetos para el montaje de la alfombra, bien colocada y limpia. Espero con ansias el siguiente verano y espero de todo corazón que Sarah Hoch sea la estrella de su alfombra roja dándole al diseño mexicano el realce que un personaje tan importante puede darle.

Kiss Kiss!! Hug Hug!!

Créditos Imagen: Valeria Vega/ PIXELOVE.CA

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *