INTERMODA: DÍA 1. Circo, maroma y teatro en Guadalajara.

GAL_7631

Impecable look firmado por Galo Bertin.

Aeropuerto Internacional Benito Juárez, CDMX. 04:20 am. Todo sucede “on time” para mí, no obstante al acercarme al mostrador de Interjet mi mundo se derrumba porque “Señor Huerta, su vuelo fue cancelado, lo sentimos, lo colocaremos para mediodía”. ¿Qué demonios haría yo con siete horas libres? Finalmente dieron las 12, despegamos y me jugaron la misma broma de horas antes: apenas había cerrado los ojos cuando el elegante capitán anunció que aterrizaríamos en menos de 10 minutos. Por fin, Guadalajara, heme aquí.

POR RAPHAEL HUERTA.

Sucio. El centro expositor es enorme, pero sucio, ‘cortinas negras’ cubren una zona donde obreros trabajan y taladran con tesón para dejarnos sordos. Restos de masking-tapes en el piso. Una colega colombiana se siente indignada porque no hay wi-fi. ¿Cómo pretenden entonces que la prensa haga su trabajo? Of course, tienes que consumir algo de Starbucks para medio pillar una escuálida señal de internet.

Descubro el stand de La Bodeguita, un negocio familiar que cuenta 40 años de historia y hoy es dirigida por los hermanos Mateo, Jorge y Gustavo González. Ofrece absolutamente todo en aplicaciones, cadenas, cuellos, parches, pero sin duda lo que me enamoró a primera vista fue el muestrario de guipures y tiras de encaje que ellos diseñan y producen.

ALT_7835

Diana Altamirano SS 17

Mientras pululo entre los pasillos noto que la oferta asiática es impresionante, se han hecho de una decena de stands que ofertan desde textiles hasta tecnología. Casualmente me acerco hacia un corner para ser asaltado por la amabilidad del poblano Israel Marchánd Lezama; un emprendedor que comenzó su negocio haciendo bolsas para regalo, hoy su empresa se llama VIVACOLOR y cuentan con una extensa gama de bolsas, embalajes de papel o cartonería de excelente calidad. Entre sus “branding bags” destaca Calvin Klein, Detagglio Joyería, Optikal World y Adolfo Domínguez.

La oferta de producción masiva es inconmensurable en esta expo, emprendo la huida aunque sé que debo volver porque es necesario observar todo para aprender. Caminando por la muy vanagloriada zona Designers Corner, que alberga a diseñadores mexicanos: Divas por aquí y por allá. Pregúntenme cuántos rostros amables encontré: ¡Pocos! Ahora pregúntenme cuántas caras gélidas de actitud encumbrada descubrí: ¡Muchas! En dos stands me informan que los diseñadores no están presentes, colocan a un amigo, intern ¡O que sé yo! Que no tiene ni la más remota idea sobre el negocio, mucho menos sobre moda. ¿Quién se encarga de seducir al cliente potencial? Se equivocan al pensar que las prendas en los racks hacen toda la labor. Deberían levantarse, atendernos y convencernos de que son el o la mejor de su profesión.

Holie-B Spring Summer 2017.

Thank God, “aterrizo” ante Paulina Luna y equipo, ¡Y qué equipo! El crew contestó todas mis preguntas, soportaron mi revisión de prendas con una enorme sonrisa además de contarme detalladamente el nacimiento de ésta marca. El stand de Luna fue un must.

ALT_7901

Altamirano crea sus propios estampados y los combina con  rojo vibrante.

Ahora las pasarelas, no hay orden, no hay vigilancia, las “invitadas especiales” que llegan entaconadas y maquilladas toman asiento con una bolsa de papas en una mano, una lata de Coca Cola en la otra. ¿Acaso es un circo?

Con excepción del desfile inaugural de Diana Altamirano, Holie-B y Galo Bertin –quien montó un stand realmente bien logrado, un verdadero corner de tienda departamental-, la propuesta del primer día, dejó mucho que desear. La marca Closé ofreció un buen show-muestrario y decepcionó al comprobarse que todo era comprado en USA.

Así cerró el primer día de Intermoda,  atentos al review  del  segundo día.

                                                                                                      À bientôt.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *