Artesanía bebible

Con el boom de las tantas marcas de aguas de manantial provenientes de los Alpes franceses, Islas Fiji o de algún ojo de agua de un lugar muy muy lejano, llega a México un agua artesiana.

Hethe es un agua artesiana, es el resultado de años de filtración natural de la montañas de la sierra Hidalguense, donde gracias a sus capas impermeables impiden cualquier tipo de contaminación y al llegar a la botella, se hace con una presión natural que la transporta como recién extraída de la tierra.

El nombre Hethe, viene del Otomí que significa agua profunda, y se debe por el origen de esta bebida. Por si fuera poco, tienen también una versión sparkling con un toque de gas muy baja en sodio y han elegido un envase de vidrio para ayudar al medio ambiente.

¿Quién dice que las artesanías no se beben?

BTz6bLOCMAAFfbc

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *