Tercer dia MBFWMX: aguantando vara de moda con agüita que ataranta

Sin duda, para ser parte de la ahora diversificada semana de la moda, hay que tener aguante…para las colas, las oscuridades antrescas, las esperas y la tremenda tentación de posar el codo en la barra y mandar la moda al diablo. Nuestro editor itinerante se pone de contentillo pero no se deja seducir por el canto etílico y sigue fiel en su sitio, dictándole a su teléfono.

Y dice asi: “Confirmado. El licor es el alimento de vida para sobrevivir a esta industria. No, naturalmente esto es una percepción subjetiva pero con la cantidad de Margaritas de Tamarindo que se deslizan en la barra de Tequila Centenario durante el tercer día del MBFWMx, me siento listo para el detox y no saborear esta mexicanísima bebida en lo que resta del año. Yo me mido, el problema han sido aquellos que al no ser ungidos para entrar al sacro recinto de la moda, no les queda de otra que beber hasta caer, con tal de seguir en coto del fashion. Aún en la Condesa, el ex cine de Las Américas nos acoge por última vez –el crew de seguridad ha mencionado que esperaban tres mil quinientas personas-, esta vez para observar las pasarelas de Jannette Klein, Galo Bertín, Pink Magnolia, Lydia Lavín, Vero Díaz y el sultán de la noche: Benito Santos.”

Por Raphael Huerta.

Los graduados de Jannette Klein: perfecta comprensión de athleasure versión street.

Los graduados de Jannette Klein: perfecta comprensión de athleasure versión street.

Los estudiantes de la Universidad Jannette Klein abrieron la tarde con creaciones de motif “urban teenage”. El homenaje a Pantone fue claro, los dos colores de 2016 no tuvieron descanso además de unirse a una estética kind of Jeremy Scott con destellos de skate sumado a colores vibrantes. El denim ha sido clave en confección –no muy buena, por cierto-, imitaciones de piel, tejidos de punto. Prendas oversize, caperuzas –hoodies-, mini skirts, y enterizos que en conjunto formaron un otoño invierno que, lo mismo va “casi cubierto” o casi desnudo. Visualmente divertida, homogénea, antojable porque, trasladaron las galletas arcoíris –esas de bombón bañado con coco, esponjositas y dulces hasta decir diabetes- a una jacket -¿?- off shoulders, muy al estilo –ojo, dije al estilo– de aquella pieza carísima con ositos de peluche que usó Thalía, hace veintitantos años, firmada por Franco Moschino .

Galo Bertín: El sueño de todo fashion dandy hecho realidad.

Galo Bertín: El sueño de todo fashion dandy hecho realidad.

Por su parte, el señor Galo Bertin, lanza una colección en la que los hombres son dandies súper modernos que mezclan una prenda tan casual como un gorro beanie, con elementos classy como guantes de piel con excelente fit junto a umbrellas con mango y punta de madera decorada con filos de oro. El color clave sin duda ha sido negro mate. Los sacos son cortos como dictan las trends internacionales, las camisas estrechas, trousers con la holgura justa y la pieza favorita; un trench coat a la cadera, color marino con vivos ribeteados en navy blue brillante a la altura de los hombros. Los dandies de Bertin llevan cazadoras de cuero negro, sencillas de corte y silueta – en costura lo más sencillo es lo más difícil- pero exaltadas a través de texturas mini capitoné además de tacto epi. El calzado es brogado de suela gruesa y goma blanca, igualmente presenta ankle boots de piel mate en la pala pero cuero brillante sobre la puntera. Clásico, elegante.

Pink & turquoise, los colores favoritos de Poala Wong para esta temporada de Pink Magnolia.

Pink & turquoise, los colores favoritos de Paola Wong para esta temporada de Pink Magnolia.

Cuando llega el turno de las hermanas Wong y su etiqueta Pink Magnolia explotan los colores: mandarina, rosa mexicano, esmeralda, baby pink, etc. Faldas largas de volantes escalonados, lazos de raso que forman moños en el bajo de las faldas lápiz. Lentejuelas cuadradas para dar forma a los tops. Los looks son sensuales y arriesgados; hay un bustier color salmón, de escote profundo que forma un moño estratosférico en toda la parte frontal. Ésta y otras piezas de la colección definitivamente no son para cualquier mujer, ha de ser una mujer esbelta, alta, con busto firme –no tan grande, no tan pequeño-, una mujer que exude clase por los poros, si no, será desgracia total.

Lydia Lavín: mestizaje de formas y materiales.

Lydia Lavín: mestizaje de formas y materiales.

Para Lydia Lavín, la silueta ha de mantenerse estrecha en la mitad de su colección. Pantalones pitillo con los bajos acampanados y abiertas en la zona lateral externa que además queda adornada con una tira bordada en tonos oro, muy al estilo charro. Bordados mexicanos, vibes de tehuana, chaquira bordada artesanalmente –de esos procesos que amenazan con ceguera-. Como bien se hace saber en la intro del desfile, se unen piezas para representar a la mujer criolla, mestiza, y mulata. Los vestidos de noche son de corte clásico con aplicaciones muy folk. Se siente el sabor mexicano por primera vez en la semana. Para el hombre ha establecido que la indumentaria es, de charro. Jorongos, pantalones de panilla con pernera justa, camisas de manta –¿o era lino?- con alamares y cuello mandarín. Botín charro. Aquí ocurre lo opuesto a Pink Magnolia. El hombre vestido de charro debe tener ciertas medidas, cierta altura, cierto rostro, ha de ser modelo o Alejandro Fernández –p’acabar pronto-. Pero bueno, es un show y los asistentes aplaudimos con mucho gusto, especialmente cuando aparecen la creadora de la marca y su hija –heredera-. El highlight; ha sido la primera marca que incluye “novios” para cerrar el desfile y la horda de fashionistas aún se emociona, digan lo que digan, aunque intenten mantener su póker face.

Vero Diaz: los textiles no hacen el diseño, pero ¡como ayudan!

Vero Diaz: los textiles no hacen el diseño, pero sin lo elevan  a otros niveles.

Para Vero Díaz, la mujer lleva pantalones y trajes de inspiración masculina en el día, faldas tubulares durante la tarde y vestidos sensuales por la noche. Así se define su colección bautizada como Verónica (porque es la mujer que triunfa), ha mezclado lanas ligeras en negro mate y oxford para estructuras siluetas elegantes y prudentes. Mantiene sus características aplicaciones en tonos plata y perla para lanzar vestidos de torso recamado en pedrería y faldas que vuelan al paso de las modelos. Estampados vistosos sobre gasas y sedas para contrastar sus bordados. Totalmente lady like al combinar camisas de chiffon con faldas ceñidas por debajo de la rodilla, saturadas con sus característicos altos relieves. Muy llamativo resulta un vestido color oro viejo, con tirantes gruesos y escote corazón, el detalle radica en que la pieza completa tiene una estructura y aplicaciones geométricas que recuerdan los artesonados de las bóvedas en las catedrales. Una colección muy aplaudida, ha sido una excelente noche para la creativa yucateca.

Benito Santos rinde homenaje a las divas de antaño en su coleccion Salón México.

Benito Santos rinde homenaje a las divas de antaño en su colección Salón México.

La despedida está en manos de Benito Santos y el público espera emocionado, tal vez ansioso. Es una colección homenaje a las divas de la vieja escuela que contoneaban las caderas al estilo Salón México, llevando tacones anchos y desafortunadamente negros, medias con puntera y raya trasera. La silueta es clara, hombros definidos, busto generoso, cintura de avispa, caderas de envidia y piernas largas. los colores protagonistas son tonos pastel; rosa pálido, acqua, baby blue, acompañados por la elegancia del marsala, la delicadeza del gris perla, la brillantez de un negro tirano así como la extravagancia de un gris pardo ultra brillante. Ha unido gasas, sedas, neopreno, organzas rígidas –¿ala de mosca le llaman?- que brillan y hasta parecieran de plástico. Las transparencias son la ley de Santos, tules bordados con flores, pedrería o lentejuela. Moños y lazos en el pecho, brazos cubiertos de perlas, cintos tanto brillantes como opacos y faldones con carácter. Está cumpliendo las expectativas de la gente al enseñarnos péplums con varilla en el borde, capas de malla para acompañar diseños muy años 30 y 40, piensen en siluetas a lo Joan Crawford, La Doña y Gloria Swanson. Mujeres fatales que caminan a ritmo de mambo, bajo la batuta de Santos.

 

 

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *