Segundo día MBFWMx: Esquina bajan

Segundo día de MBFWMx y el entusiasmo de nuestro editor itinerante no amaina; observador atinado acepta con generosidad de espiritu, hasta lo inaceptable.

Y dice asi: “La imponente urbe capitalina permanece caótica, el calor no da tregua y todos corremos para llegar a tiempo a la Condesa, dimes y diretes entre asistentes, invitados y el crew de seguridad, finalmente las personas formadas avanzan a paso lento pero seguro. Después de ver los desfiles anteriores, todos estamos aquí con expectativas que al final de la noche quedaron absolutamente cubiertas por las variopintas ideas del segundo grupo de diseñadores; de la juventud e irreverencia urbana a el inmortal encanto de una grande dame. Xico, Iván Ávalos, Cihuah, Jorge Ayala y Alfredo Martínez han de sentirse orgullosos.”

Por Raphael Huerta.

Nace Xico moda bajo la batuta creativa de Carlota de la Vega.

Nace Xico moda bajo la batuta creativa de Carlota de la Vega.

¡Ojos, ojos everywhere! Schiaparelli llevada a las tribus urbanas por Xico. La marca respaldada por Cristina Pineda ha diseñado una colección que sin duda es una oda a la juventud, diversión e irreverencia. El material estrella es el tejido de punto con intarsias –knitting-, colores tan estrambóticos como fucsia-anaranjado iluminan la pasarela, negro o gris no pueden faltar en capas y sweaters oversize, ambos sexos llevan beanies, mientras los ojos, superpuestos y como parte del mismo tejido o adheridos a las solapas –con movimiento- siguen apareciendo. La silueta es muy boyfriend, jeans rotos con los bajos rolled-up y estupendas Timberland en color natural y fresa son el toque adecuado. Una de las prendas más atractivas ha sido un overall desgastado con parches superpuestos que me recordaron el arte de Schnabel.

Aunque interesante la propuesta del hidalguense Ivan Avalos, aun tiene camino por andar.

Aunque interesante la propuesta del hidalguense Iván Ávalos, aún tiene camino por andar.

Varios pares de minutos después es turno de Iván Ávalos, patrocinado por el gobierno del Estado de Hidalgo, quien con ojillos de metal y lentejuelón hormado da un giro a sus vestidos lady like. El material base: imitación cuero, ayudó en su meta de crear siluetas estructuradas adornadas con fedoras y sombreros boy scout en tonos tan diversos como fresa, crudo y el básico pero nunca decepcionante negro, éste color hace una fuerte declaración cuando aparece una modelo con falda lápiz en cuero y ojillos, top con un súper gigante y maravilloso trench coat que pareciera salido de la última película de Tarantino. Faldas de fake fur, chalecos enormes de estambre muy al estilo viejo pastor inglés en colores que provocan deseo. Bolsos customizados con aquellas loncheras de jaula que usamos por los 80 cuando éramos niños, con una súper borla de fur. Destacable el buen fit así como la calidad del corte y la costura.

Fiel a su ADN inicila, Vanessa Guckel marca el paso de la geometría.

Fiel a su ADN inicial, Vanessa Guckel marca el paso de la geometría con inspiracion Bauhaus y una sileuta masculina que causó polémica.

Cihuah de Vanessa Guckel : siluetas limpias y arquitectónicas, minimalistas, el negro como base, el blanco siendo coestelar y los acentos en rojo formaron una colección cuyos detalles están fundamentados en los cortes, asimetrías e inmaculados volúmenes colocados justo donde debían estar. La silueta es recta, no hay busto, cintura ni cadera exaltados porque se trata de una colección absolutamente libre de cualquier destello sexual, la cuestión es observar la fluidez de la tela, el fit de los cuellos. Abrigos, tops asimétricos, un coat blanco que es mitad chaqueta. Cada propuesta es sobria, citadina, con aires muy intelectuales y vanguardistas, al fondo la proyección de extractos de  Metrópolis (película del cine mudo alemán, dirigida por Fritz Lang en 1927 y considerada por la UNESCO como la primera película de La Memoria del Mundo). Ad hoc.

Ayala: uno más que viene a redimir lo artesanal en el diseño. ¡Alguien enciérrelo, por favor!

Ayala: uno más que viene a redimir lo artesanal mexicano. ¡Alguien deténgalo, por favor!

Jorge Ayala París trajo a Janis Joplin de regreso. Diseños hippies, bucólicos y estrambóticos, llenos de color, como salidos de Woodstock en sus buenos años. Siluetas fluidas; caftanes y palazzos con explosiones de tonos que van del serenity al acid green y del orange al oro, confeccionados en lamé además de telas con textura aterciopelada. Las bomber jackets son un must para Ayala, si son extra grandes y extra largas, mejor. Accesorios como tocados y “clutches” en naturaleza muerta o flores deshidratadas, encapsulados en plástico dan el toque que confirma la línea que ha querido seguir el irreverente diseñador que propone a las mujeres llevar una pechera de flechos gigantesca como collar. Siluetas salvajes para una jungla urbana; Mujeres empoderadas vestidas de Mother Earth y de cuestionable gusto.

Alfredo Martínez, el éxito recompensa su talento, decicacio y trabajo.

Alfredo Martínez, el éxito recompensa su talento, enfoque decidido y trabajo.

La noche cierra con broche de oro –comentario del 99% del público- con la colección de Alfredo Martínez quien logró ofrecernos una propuesta completamente redonda, genuina, emocional y poética. Es la clase de evento que nos remonta a las películas de Tornatore y música de Morricone. Un viaje en el tiempo provocado por diseños cuyo cimiento es el azul petróleo, siluetas bien definidas y de influencia militar reflejada en abrigos a altura de rodilla. Los jumpuists son femeninos y elegantes mientras la chaqueta de hombros exaltados se vuelve pieza protagónica por el color; naranja metálico, y la leyenda STAUNCH en la espalda. Los palazzos son de crepé uva con sublime dobladillo, culottes en negro y marsala tornasolados, cuellos camiseros para los tops de gasa, cinturones anchos, estolas fake fur que abrazan medio torso, como las que llevaban las grandes divas de los años 40, faldas amplias muy Giulietta Masina, mascadas negras abrazando el cuello y parte de la cabeza a lo Isadora Duncan, looks en negro y mostaza. La cintura alta es importante, el cuerpo de las modelos se protege con un maxi coat de fake fur color girasol. Los bolsos son retro y destaca el tipo cúbico, pequeño y con cadena dorada. Los tacones; botas acharoladas de caña alta con tacón chunky y loafers de corbatín con tacón de vértigo. Es una colección que sabe a melancolía, huele a historia, remonta al holocausto y con el bello acompañamiento del acordeón hace sentir y sufrir el final de un gran amor.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *